PcComponentes
  • Navidad y Reyes 2022
  • Todas las categorías
  • Navidad y Reyes 2022
  • Todas las categorías
Expertos en tecnología con un servicio 5 estrellas

Mi Cuenta

Qué es la carga inalámbrica en móviles y cómo funciona

Smartphones
PcComponentes.30 de noviembre de 2021

Los smartphones más modernos ya cuentan con la tecnología Qi, para poder cargar los dispositivos sin necesidad de conectarlos a nada, solo con colocarnos sobre una base de carga. Te contamos como funciona.

Qué es la carga inalámbrica y cómo funciona

La batería se ha convertido en uno de los grandes reclamos de la telefonía móvil. La aparición de los smartphones, con su abanico de novedades, supusieron un retroceso en este punto respecto a lo que habíamos conocido a principios de siglo. De móviles que duraban una semana hemos pasado a terminales que apenas llegan al final del día. Pero los fabricantes no se han quedado de brazos cruzados. Los avances en tecnología se notan con cada generación de nuevos productos y lo que antes parecía ciencia ficción, poder cargar un teléfono sin conectarlo a un cable, hoy es una realidad.

Los móviles de carga inalámbrica están presentes tanto en iOS como en Android y ya comenzamos a ver algunos modelos de gama media, especialmente de fabricantes chinos, que poco a poco están democratizando esta tecnología. El debate llega hasta tal punto que incluso ya se ha puesto sobre la mesa la idea de que Apple podría lanzar sus próximos iPhone sin puerto de carga, según han informado algunos medios tecnológicos. Pero como ese es un futuro todavía lejano, vamos a echar un vistazo a cómo funciona esta tecnología y qué teléfonos con carga inalámbrica se encuentran ya en el mercado. En nuestro catálogo puedes encontrar diferentes cargadores Qi, también algunos altavoces, lámparas u otros productos que permiten la carga inalámbrica

Cómo funciona la carga inalámbrica en móviles

Lo primero es tener presente que nos encontramos ante lo que técnicamente se conoce como carga por inducción. Esto implica que el teléfono necesita estar en contacto con una superficie  que recibe la corriente eléctrica y que gracias a una bobina convierte la corriente en un campo electromagnético. En este campo se coloca el terminal que queremos cargar y que tiene que estar en contacto con la citada base.

El problema de esta carga es que implica que el teléfono esté siempre sobre una superficie que pueda emitir electricidad lo que, al final, supone que haya un cable que vaya de un enchufe hasta el cargador, solo que este cable no se conecta directamente al móvil. Quizá el caso más claro de conectividad inalámbrica hasta el momento lo tengamos en los automóviles que ya la ofrecen en la consola central, y en las que no hay manera de vislumbrar un cable.

Si nos fijamos en la tecnología, el estándar actual más popular se llama Qi (pronunciado Chi), que es el más eficiente de los que se han popularizado hasta el momento. El problema de esta tecnología es que un cargador Qi requiere de una gran cercanía con el teléfono para cargar de manera adecuada mientras que otras alternativas, como el estándar PMA, permiten que el teléfono pueda estar algo separado de la zona de carga. El futuro ideal lo representan ideas como WattUp, una verdadera carga inalámbrica que puede recargar diferentes aparatos a distancia.

¿Carga rápida o carga inalámbrica?

Aunque son dos conceptos que se han popularizado en los últimos años, no son equivalentes ni van de la mano. Existe carga rápida vía cable y no toda la carga inalámbrica tiene por qué ser rápida. 

La carga rápida está relacionada con otro concepto también cotidiano: posibilitar un chute de energía extra en pocos minutos para poder llegar hasta el final del día. Lo habitual hasta hace pocos años era que los teléfonos cargaran a 5W de potencia, lo que se traducía en que un móvil podía pasarse tranquilamente varias horas antes de rellenar su pila. Pero la aparición de cargadores más eficientes, cables capaces de transmitir más potencia y móviles adaptados para recibir este chorro sin sobrecargarse han hecho posible esta idea.

Ten en cuenta que no vas a encontrar ningún teléfono que te ofrezca una carga rápida hasta el 100%. Lo que suelen ofrecer todos los fabricantes es un relleno de una parte de la pila en poco tiempo. Por ejemplo, en la familia Samsung Galaxy, podemos obtener cerca de un 40% con treinta minutos de conexión. El resto se llena a velocidad normal para evitar una posible sobrecarga del aparato.

Además de la carga rápida, que se sitúa sobre los 15W, también hay marcas que ofrecen carga ultrarrápida, que necesita de un cargador de 25W, y que acorta todavía más los plazos. Por último, no olvides que ya hay marcas que han incorporado la carga inversa, la posibilidad de pasar energía de un teléfono a otro de manera inalámbrica… utilizando la tecnología que te hemos explicado unos párrafos más atrás.

Móviles con carga inalámbrica 

Aunque en sus primeros compases la carga inalámbrica ha estado reservada para terminales de gama alta, poco a poco comienza a popularizarse en teléfonos más baratos. Te listamos desde los iPhone con esta tecnología hasta los Samsung, Xiaomi o Huawei que cuentan con ella, además de otros fabricantes.

  • Apple: Puedes cargar de manera inalámbrica desde el iPhone XR hasta el iPhone 13, pasando por el SE, el 11 y el 12.
  • Samsung: La gama Galaxy Z Fold (a partir del 2) y Z Flip cuentan con ella. Los Galaxy S20 y S21 así como los Galaxy Note 10 y 20 la incluyen.
  • Xiaomi: El fabricante chino la ofrece en el Mi9, el Mi10 y el Mi 11.
  • Huawei: Los P30, P40, Mate 30 y Mate 40 están equipados con ella.
  • LG: La tienes en el Velvet 4G y 5G, el Wing 5G y el V50 ThinQ 5G.
  • Google: Los Pixel 5 y 6 soportan carga inalámbrica.
  • One Plus: Tanto el 8 como el 9 (y 9 Pro) cuentan con ella.
  • Nokia: Presente en el XR20.
  • Motorola: Instalada en el edge+.
  • Oppo: El fabricante chino la incluye en el Find X3 Pro.
  • Sony: Tanto el Xperia 1 II como el 1 III la incluyen.
  • TCL: El 20 Pro 5G ya la ofrece a sus usuarios.

Como es lógico, esta lista irá creciendo con el paso de los años con una constante: cada vez más y más teléfonos de gamas medias y bajas la incorporarán hasta el punto de que cargar nuestro teléfono con un cable nos parezca un vestigio del pasado.

post