PcComponentes
Mi Cuenta

¿Quiénes son The Game Kitchen? Las mentes creadoras de Blasphemous (I y II)

Gaming y videojuegos
Nacho Requena.25 de agosto de 2023

Blasphemous se ha convertido en un éxito, ¿pero quiénes están detrás del juego? Nombres como Enrique Cabeza, Maikel Ortega y otros son los culpables de que The Game Kitchen sea conocida mundialmente.

Imagen de todos los integrandes de The Game Kitchen, desarrolladora española de videojuegos

Nacho Requena

— Periodista de videojuegos.

Experto en gaming y smartphones

twitter de Nacho Requena Molina Linkedin de Nacho Requena Molina

Lo más probable es que a estas alturas hayas escuchado hablar de Blasphemous. El videojuego español se ha convertido, por méritos propios, en una de las producciones indies más importantes no sólo de nuestro territorio, sino a nivel internacional. Con casi tres millones de videojuegos vendidos en todo el mundo, Blasphemous 2, su última entrega con ediciones físicas, ya está a la venta para PlayStation 5, Xbox Series X | S, Nintendo Switch y PC.

De Blasphemous 2 ya hemos hablado largo y tendido por aquí con nuestro análisis del Penitente, así que ahora vamos con otro artículo que seguro que te gusta: quiénes son The Game Kitchen, las mentes detrás de Blasphemous 2.

The Last Door, la primera puerta

Para saber un poco más del estudio andaluz hay que irse hacia atrás en el tiempo, antes de que Blasphemous 1 saliera a las tiendas en septiembre de 2019. Como uno se puede imaginar, los comienzos de la empresa están relacionados con las ganas de hacer videojuegos. Un grupo de chavales se reunía en su tiempo libre para aprender y dar sus primeros pasos, pero ese amor por los videojuegos poco a poco fue creciendo hasta dar con su primera producción, Rotorscope. Si bien este título no nació como The Game Kitchen, sí que parte del futuro estudio estuvo ahí involucrado y sirvió, precisamente, para crear la propia empresa como tal.

Tras un tiempo realizando juegos por encargo de diferente tipo para pagar las nóminas, el equipo dio el verdadero salto con una producción llamada The Last Door. Esta aventura gráfica gozó de buena aceptación a nivel de crítica tanto entre el público como entre la crítica especializada. Sin embargo, una cosa es la recepción… y otras las ventas. El juego no vendió todo lo bien que debía, por lo que el estudio prácticamente se disolvió. Sólo quedaron tres personas dentro, dos de ellas clave para el futuro de la empresa: Enrique Cabeza, diseñador, y Mauricio García, programador.

Integrantes de The Game Kitchen, estudio sevillano de videojuegos

El nacimiento de Blasphemous

A finales de 2016, el estudio de desarrollo, que estaba en una situación muy mala a nivel económico, tenía una idea tejiéndose desde hacía ya tiempo. Esta giraba en torno a una especie de nazareno con espada que se movía en un ambiente oscuro y lúgubre, repleto por completo de peligros. El objetivo era aprovechar la fuerte cultura sevillana (y andaluza) para crear un universo alrededor de esa iconografía. Darle una vuelta de tuercas a lo que existe por un toque más tenebroso.

Un pequeñísimo equipo empezó a trabajar en un prototipo con una idea en mente: lanzar un crowdfunding para recaudar fondos y que el juego pudiera salir a la luz. Ya con The Last Door se realizó un Kickstarter que obtuvo una cantidad muy pequeña, pero con Blasphemous 1 se quiso ir más allá para que el proyecto tuviera una mayor envergadura.

Es aquí cuando empiezan a aparecer ya nombres que quedarán para la posteridad de la empresa. La mayoría ya estuvo en la anterior etapa, así que repetían para la ocasión o llegaban al inicio del proyecto. Es el caso de Carlos Viola, compositor de la banda sonora que ya había participado en The Last Door -pero continuó aquí-, Francisco Ureña, programador, o Raúl Vivar, animador. Todos remaron en la misma dirección junto a Enrique Cabeza y Mauricio García para que el Kickstarter tuviera éxito. Y vaya si lo tuvo: en sólo 24 horas, el equipo recaudó los 50.000 dólares que se demandaban, pero es que todavía quedaba un mes por delante.

Gracias a una buena campaña previa en redes sociales y el impulso del que gozó en territorio anglosajón, Blasphemous logró la friolera de 333.246 dólares de recaudación, curiosamente, un 666 % más de lo que se pedía. Un éxito que los catapultó y los situó como el estudio creador de uno de los mejores videojuegos españoles jamás desarrollados.

La llegada del resto

Gracias a esta recaudación, The Game Kitchen creció como equipo incorporando a otros perfiles que ya forman parte de la historia del videojuego. Uno de ellos fue Enrique Colinet “Baxayaun”, quien ya había estado en la anterior etapa en el estudio, pero en ese momento se encontraba trabajando en el estudio alemán Yager. El sevillano hizo las maletas y volvió a casa para convertirse en el diseñador de niveles del juego.

Poco tiempo después, Maikel Ortega dejó su trabajo en Genera Games en Málaga para dar el salto a Sevilla como Game Designer de Blasphemous 1. El equipo se redondeó con la llegada de tres becarios que finalmente terminaron asentándose en el estudio: Santiago García, Paula Garrido y Andrés Rodero. Así mismo, mención especial merece Jesús Campos “Nerkin”, el artista que empezó realizando dibujos de Blasphemous por pasión… y terminó entrando en el desarrollo del juego hasta convertirse en una de las piezas fundamentales a nivel artístico, sobre todo de la segunda parte.

Estos fueron los nombres principales que se encargaron de levantar la The Game Kitchen moderna tal como la conocemos. Un estudio muy pequeño con apenas unas diez personas en su totalidad que conquistó a todo el planeta.

Para Blasphemous 2, el equipo ha sido casi de 40 personas en su totalidad. A esta cifra hay que sumarle casi 30 más que trabajan en otros proyectos. En la actualidad y en total, The Game Kitchen posee casi 70 empleados, un guarismo muy alejado de ese pequeño estudio de la Calle Goya de Sevilla que ahora tiene unas oficinas mastodónticas. Es el fiel reflejo del buen hacer de este estudio, que con Blasphemous 2 está volviendo a cosechar opioniones y críticas excelentes.

post
TOFU
gaming-y-videojuegos