PcComponentes
  • Navidad y Reyes 2022
  • Todas las categorías
  • Navidad y Reyes 2022
  • Todas las categorías
Expertos en tecnología con un servicio 5 estrellas

Mi Cuenta

Si buscas una silla para trabajar o para otro tipo de actividad, es bastante probable que no tengas claro en qué debes fijarte. En PcComponentes hemos pensado en redactar la presente guía de compra para que te sea más fácil adquirir justo la silla que necesitas.

escoger la mejor silla para trabajar

Sillas ergonómicas

Nos referimos a un modelo que tiene la forma de tu espalda y algún que otro refuerzo en zonas como la lumbar o la cervical. Confundir ergonomía con comodidad no es del todo correcto. Cuanto más cómoda sea la silla, más probabilidades tendrás de seguir en la misma postura durante horas.

Las consecuencias de una mala silla son dolores musculares, tensión en los codos y en el cuello y una presión continuada en el coxis. Por lo tanto, lo importante es elegir una silla para estudiar que se adapte a ti. Esa es la que deberías quedarte. Para encontrarla, pon en práctica los siguientes trucos.

¿Cómo debo regular mi silla?

La silla que compres debe ser regulable en altura. Lo habitual es que la mesa no lo sea, por lo que habrás de tener en cuenta sus medidas antes de comprar la silla. Una correcta regulación es la que sigue:

  • Te permite descansar los brazos en un ángulo de 95 grados. Este aspecto es esencial para evitar molestias en el codo, las muñecas y los hombros.
  • El asiento no debe presionarte en la parte posterior de las rodillas.
  • El respaldo debe tener un ángulo de entre 95 y 105 grados. Evita el ángulo recto y los respaldos con menos de 90 grados de inclinación.
  • La zona lumbar debe tener un saliente que favorezca la curva natural de tu espalda. Ajusta el asiento y el respaldo para mantener una alineación correcta.
  • Los reposabrazos deben estar siempre por debajo de la altura de la mesa.

Es imprescindible que recuerdes que cada persona se sienta de una forma distinta. La inclinación de tu espalda tenderá a la derecha o a la izquierda. Otros aspectos como la altura del monitor del ordenador, en el caso de una silla de gaming o para trabajar, también inciden en la regulación.

¿Cómo debo sentarme?

Aunque la silla esté regulada correctamente, de ti depende evitar las molestias antes comentadas. Antes de encender el ordenador, revisa que el teclado esté cerca del ratón para no tener que estirar el brazo continuamente. Otros aspectos importantes son el uso de un reposapiés y de un reposamuñecas que no sea el que traen algunos teclados de fábrica.

En lo que respecta a la postura que debes adoptar, te aconsejamos que traces una línea recta imaginaria entre tus hombros y la base inferior del monitor. Si tu silla tiene un respaldo lumbar, solo tienes que dejar caer tu espalda y tu cabeza en la silla. La tendencia habitual es curvar la espalda hacia delante. Lo ideal es que la espalda y la cabeza descansen siempre sobre el respaldo.

Mantén la cabeza recta y los hombros en total relajación para evitar que se sobrecarguen durante tu jornada laboral, horas de estudio o tiempo de juego.

Sillas fijas o con ruedas

Puede parecerte un detalle sin importancia, pero no es así. Las sillas fijas no son muy convenientes, ya que te obligan a levantarte en caso de necesitar algo. Ello provoca que apuestes por estirarse para alcanzar el objeto correspondiente o que mantengas la misma posición durante demasiado tiempo.

Las sillas con ruedas te permiten moverte con libertad. Normalmente, el respaldo se balancea y la posibilidad de mover el asiento con el mínimo esfuerzo alivia la tensión en el cuello. Al comprar una silla nueva, fíjate muy bien en el material de fabricación de las ruedas y en su revestimiento. Apuesta por las que ofrezcan la máxima movilidad y una resistencia adecuada al uso continuado.

Diseño

Suele ser el aspecto más valorado de las sillas para los gamers. Todo dependerá de tus gustos personales en lo que respecta al color, al número de ruedas o a la combinación de materiales. Los aspectos más importantes de una silla son su ergonomía, que sea regulable y que se adapte a ti.

No te dejes llevar por un diseño atractivo que, a la larga, puede ser contraproducente y provocar sobrecargas musculares. Asimismo, recuerda que vas a usar tu silla durante varias horas al día, por lo que un bonito diseño exige también un mantenimiento concreto para que el aspecto de la silla sea el mismo que el del primer día.

Por lo tanto, al comprar una silla para trabajar, estudiar o jugar, combina los factores anteriores y acertarás. Piensa en tu espalda, en tu cuello y en tus piernas al adquirirla. Apuesta por una silla regulable con ruedas y no te fijes exclusivamente en su diseño. Seguro que tu nueva silla te permite hacer lo que necesites sin ningún tipo de molestia

post