Saca el máximo partido a tu portátil Chromebook

Portátiles

22 de Junio de 2021

Si piensas en un portátil, seguramente te vendrá a la cabeza uno con Windows o con una manzana mordida en la tapa. Pero ¿sabías que ya se venden más Chromebook que MacBooks en el mundo? Y no es casualidad, porque los Chromebook están madurando y cada vez son más útiles.

Saca el máximo partido a tu portátil Chromebook

Los Chromebook no acaban de llegar al mercado ni mucho menos. El sistema operativo que usan, Chrome OS, vio la luz en 2009, solo un año antes de la presentación del primer Chromebook, el nombre que se usa para llamar a los portátiles con este sistema operativo de Google. Y poco a poco, estos portátiles Chromebook han ido abandonando esa fama de ser portátiles únicamente útiles en el entorno educativo, para ser una alternativa totalmente viable a los portátiles con Windows o a los MacBook.

Chrome OS: el sistema operativo

En sus inicios, hace más de 10 años, Chrome OS era un sistema operativo totalmente basado en la nube. Sin conexión a internet su utilidad era muy reducida, pero a día de hoy eso ha cambiado, y mucho. ¿Cómo funciona el sistema operativo Chrome OS? En apariencia es una ventana de Chrome, aunque con funciones como el explorador de archivos. Al fin al cabo Google quiso desarrollar un sistema operativo basado en su navegador, el más usado en todo el mundo.

Inicialmente, las únicas aplicaciones que ofrecía Chrome OS eran aquellas disponibles en la Chrome Web Store, pero a ellas pronto se sumaron las aplicaciones de Android. A estas también hay que sumarle las aplicaciones para Linux, en cuyo núcleo está basado Chrome OS. No faltan las aplicaciones de la propia Google pero por si te lo preguntas la respuesta es sí, también puedes instalar las clásicas aplicaciones de Microsoft Office en un Chromebook.

Y la gran ventaja de Chrome OS es su facilidad de uso. Si eres usuario habitual de Android o del navegador de internet Chrome se te hará muy familiar, porque es como tener una tablet Android de 13 pulgadas o más, con sus mismas aplicaciones y más. No tendrás ningún problema para las tareas más habituales, como navegar por internet, hacer videollamadas, trabajar con documentos de textos u hojas de cálculo y por supuesto, ver tus series, películas o videos de YouTube favoritos.

Descubre los mejores equipos Chromebook

Ver más

Empezar a usar un Chromebook es muy fácil

Como ya hemos comentado, los Chromebook inicialmente eran portátiles básicos, con procesadores y otros componentes más bien justitos. Pero a día de hoy puedes comprar Chromebooks con características de la gama más alta, o si no las necesitas, uno suficiente para estudiar o acceder a internet. La elección está en tus manos. Lo que te llevarás seguro con un Chromebook es un portátil ligero y con una gran autonomía, porque la mayoría de modelos se mueven entre las 10 y las 12 horas de batería.

Más allá de las características de cada modelo, los primeros pasos con un Chromebook son realmente sencillos. Si has configurado en alguna ocasión un móvil o tablet con Android, la configuración inicial es muy similar, porque más allá de elegir idioma, teclado y conectarlo a tu red WiFi, lo único que tendrás que hacer es asociarlo a una cuenta de Google. Solo con esto ya tendrás el ordenador listo para empezar a usarlo.

Si ya estás usando esa misma cuenta de Google en un móvil o tablet, tendrás automáticamente a tu disposición los marcadores, extensiones y aplicaciones de Chrome. Lo mismo ocurrirá si tienes tus archivos en Google Drive o usas Google Fotos, lo tendrás todo a mano. Si además quieres conectar tu nuevo Chromebook a una impresora no hay problema, porque además de la vía tradicional, por USB, también puedes usar Google Cloud Print para poder imprimir desde cualquier rincón de tu casa (o incluso del mundo).

Tus aplicaciones y juegos favoritos te acompañan

Una vez configurado tu nuevo Chromebook, es el momento de instalar las aplicaciones que utilizarás a diario. No falta una. ¿Quieres gestionar tus archivos? Tienes Drive, Dropbox, OneDrive… ¿Te pasas el día con la ofimática? No faltan las apps de Google, pero también puedes optar por Word, Excel o Powerpoint. ¿Reuniones a distancia? Puedes instalarte Meet, Facebook Messenger, Microsoft Teams, Zoom o Jitsi Meet, entre otros. Tampoco faltan las aplicaciones de edición de fotos o para crear ilustraciones, como Lightroom, Photopea, Adobe Spark, AutoCAD o Canva. Incluso puedes editar video con aplicaciones como PowerDirector.

Pero no todo va a ser estudiar o trabajar y para ello también está preparado Chrome OS. Si quieres disfrutar de tus artistas favoritos, puedes acceder a sus canciones desde Spotify, YouTube Music, Amazon Music o Apple Music, entre otros. Las series, pelis y todo tipo de videos no faltan con Netflix, YouTube, Disney+ o Prime Video. No se quedan atrás los Chromebook en lo que a juegos se refiere, porque además de todos los que puedes encontrar en la Play Store, también puedes jugar en la nube con Stadia o NVIDIA GeForce Now.

Aplicaciones y juegos no te van a faltar en un Chromebook, pero si eres un usuario avanzado tienes que saber que también puedes hacer funcionar en él distintas distribuciones de Linux, y por supuesto cargar aplicaciones para este sistema operativo. Puedes cacharrear todo lo que quieras sin miedo, porque recuerda que sincronizando todos tus archivos con la nube estás a salvo de desastres. Y en el peor de los casos, restaurar de fábrica Chrome OS es la mar de sencillo.

La última función interesante que ha incorporado Chrome OS es Nearby Share. Con ella te olvidas de pensar en cómo pasar de tu móvil o tablet Android al ordenador una foto o un archivo cualquiera. Desde la opción compartir de tus dispositivos podrás ver tu Chromebook y mandar directamente el archivo sin más complicaciones. Además, algunos modelos tienen pantalla táctil, que te puede ayudar a manejar las aplicaciones de un modo que un portátil tradicional no te ofrece.

Igualmente, no podemos dejar de mencionar que la compatibilidad con las aplicaciones de la Play Store no es absoluta o total. Las más conocidas están completamente adaptadas a los Chromebooks, que tienen pantallas mucho más grandes y con resoluciones distintas a las de móviles y tablets, pero algunas pueden no estar adaptadas por completo. Si en tu día a día usas mucho ciertas aplicaciones, te recomendamos que antes de elegir tu Chromebook ideal consultes la compatibilidad de esas apps en la web de su desarrollador.