Cómo elegir el mejor altavoz: Tipos y características

Los altavoces tienen como objetivo la reproducción de sonidos a través de un transductor electroacústico, donde las ondas eléctricas se convierten en energía mecánica, que después llegan a ser ondas de frecuencia acústica.

Una vez hecho esto, el sonido se va transmitiendo de forma paulatina a través del aire para que finalmente lleguen a los oídos del receptor. Será en esta parte del cuerpo donde se capten estas ondas que después serán transformadas en impulsos nerviosos que llegan al cerebro, que este finalmente interpreta como voces, sonido, música u onomatopeyas.

Ahora que ya habéis conocido en términos generales cómo funcionan unos altavoces, vamos a desgranar todas las partes que conforman a estos periféricos para después hablaros de los distintos tipos que podemos encontrar en el mercado, con el objetivo de que podáis hacer una compra de lo más objetiva.

Principales características de los altavoces

En primer lugar, vamos a ahondar en las distintas características que se pueden encontrar en los altavoces en general. De esta forma, estamos seguros que podréis entender mejor cómo funcionan:

Respuesta de frecuencia

Este valor tiene relación con la calidad del sonido que llega al oído del ser humano. Se mide en distintos niveles de audiofrecuencia (desde 20 hasta 20.000Hz). En este sentido, a mayor respuesta de frecuencia, mayor será la calidad del sonido final. Debido a que este valor no es completamente plano, la respuesta no será la misma en los sonidos graves o agudos. Por esta razón, se antoja muy importante que exista la menor diferencia de sonido (en decibelios) para evitar así distorsiones.

Potencia

Esta característica está relacionada con la cantidad de potencia eléctrica que son capaces de soportar los altavoces. No tiene nada que ver con la potencia acústica y se mide siempre en vatios. Si el altavoz recibe demasiada “potencia”, es posible que sufra daños o el sonido salga distorsionado. Cabe destacar que existen dos tipo de potencia:

  • Potencia nominal. Es la cantidad de potencia “máxima” que puede soportar el altavoz antes de que este se deteriore. De lo contrario, este puede dañarse de forma definitiva, ya que el periférico no es capaz de disipar el calor producido por la corriente eléctrica.
  • Potencia admisible. Esta consiste en los picos de señales que pueden llegar a soportar los altavoces en cortos espacios de tiempo, justo antes de que se deteriore el diafragma que hay en el interior de la bobina.

Impedancia

La impedancia es un valor que se mide en ohmios y tiene que ver con la “oposición” que tiene el sonido a la hora de pasar por una corriente alterna. En el caso de los altavoces, la impedancia varía según la frecuencia y por tanto también el modelo de altavoz. De una forma u otra, si se quiere conseguir la mayor transferencia de energía entre la fuente de sonido (el amplificador) y el altavoz, las impedancias entre ambos componentes deben ser lo más similar posible.

Sensibilidad

La sensibilidad mide nada más y nada menos que la relación entre el nivel eléctrico de la entrada del altavoz y la presión sonora obtenida por el sonido producido. Se mide siempre en DB/W a un metro de distancia y aplicando una potencia de 1W directamente al altavoz.

Rendimiento

Aquí se mide el grado de sensibilidad del altavoz. Se trata de un valor que determina la relación entre la potencia acústica radiada y la potencia eléctrica que viene de entrada. Si el rendimiento de los altavoces es bajo, se comprende entre el 1-5%. Es decir, si entran por ejemplo 100W, salen siempre 1-5W.

Distorsión

Se puede considerar al altavoz como uno de los sistemas de audio que provocan más distorsión debido a que existen todo tipo de elementos que la provocan, como por ejemplo, las vibraciones parciales, o el flujo de entrehierro. Gran parte de la distorsión se suele dar en los sonidos graves.

Direccionalidad

Este valor determina la dirección del sonido justo desde el momento en el que sale del altavoz. Es decir, la manera que este se distorsiona al llegar al ambiente. A partir de ahí, la dirección del sonido se puede dividir en tres: omnidireccional (el sonido radia a 360º), bidireccional (el sonido viaja en forma de ocho, de forma simétrica) y unidireccional (el sonido va en una dirección muy marcada y por tanto es muy silencioso)

Distintos tipos de altavoces

Tras haber analizado en profundidad las características principales de los altavoces, no hace falta que os digamos que estos son un periférico esencial a la hora de reproducir cualquier contenido y así conseguir una ambientación correcta a la hora de jugar a cualquier videojuego o visionar una película o serie.

Sin embargo, debido a los distintos tipos de altavoces que existen, son muchos los usuarios que se encuentran algo perdidos a la hora de elegir el mejor que se adapta a sus bolsillos y necesidades. ¿Eres tú uno de ellos? En caso afirmativo, no hay nada de qué preocuparse, ya que a través de las siguientes líneas vamos a hacer un recorrido por los distintos tipos que existen:

Altavoces de estantería

Los altavoces de estantería suponen una opción a tener muy en cuenta para aquellas personas que busquen unas notables prestaciones a un precio bastante contenido. Este tipo se caracteriza por contar con dos altavoces, uno de ellos para los agudos y otros para los graves. Tienen un tamaño reducido y una calidad de sonido 2.1 bastante decente.

  • Pros: Se pueden instalar en cualquier lado debido a su reducido tamaño. Suelen ser una de las opciones más económicas.
  • Contras: La calidad de sonido no es la mejor.

Altavoces de suelo

Los altavoces de suelo, al contrario que los de estantería, se caracterizan por tener unas dimensiones bastante más grandes. Pueden albergar varios altavoces junto a un par de tweeters, que son justamente los que se encargan de reproducir los sonidos agudos, además de un subwofer. Son los más utilizados para reproducir música o vídeos.

  • Pros: Calidad de sonido excelente ya que alberga distintos tipos de altavoces. Son ideales para montarse un cine en casa.
  • Contras: Ocupan un tamaño considerable por lo que hay que pensar muy bien dónde los vamos a poner.

Subwoofer de suelo

Gracias al subwoofer conseguiremos un sonido de lo más real y envolvente, ya que es capaz de reproducir mejor todos los sonidos graves que los altavoces convencionales no podrían. No ocupan demasiado espacio, por lo que son perfectos para instalarlos al lado de tu ordenador personal o sistema de reproducción de audio/video, eso sí, siempre en un punto céntrico respecto al punto desde el que vayamos a estar como oyentes.

  • Pros: Ofrecen una calidad de sonido realmente fidedigna. Sobre todo en los bajos, por lo que son perfectos para escuchar música o ver películas
  • Contras: ¡Nada!

Altavoces 5.1

Los altavoces 5.1 se han convertido en una opción muy extendida para todos aquellos usuarios que tengan un PC multitarea y que busquen al mismo tiempo una notable calidad de sonido sin mayores pretensiones. Suelen estar conformados por cuatro altavoces (dos laterales, dos traseros y el subwoofer). Los precios suelen ser muy dispares, ya que los podemos encontrar desde los 30-40€ hasta los 400€.

  • Pros. Son muy fáciles de instalar. Se pueden utilizar tanto en un PC como en una televisión. Sonido más que notable.
  • Contras. Se pueden disparar de precio en los modelos más superiores.

Altavoces 7.1

Si lo que buscáis en la mejor calidad de sonido sin mirar tanto el precio, entonces no podéis perder de vista los altavoces 7.1. Consisten en un equipo que es capaz de soportar calidad de sonido del tipo Dolby TrueHD y DTS-HD. Debido a lo excelente de sus prestaciones, este tipo de altavoces pueden ir desde los 500€ hasta perfectamente las cuatrocifras. Aunque como ya os hemos dicho, ofrecen una calidad de sonido excelente y por tanto son una opción a tener muy en cuenta para aquellos que quieran montarse un home-cinema en casa.

  • Pros. Calidad de sonido excelente en todos los sentidos. No encontraréis nada mejor en el mercado. Fácil instalación.
  • Contras. Solo los bolsillos más desahogados podrán permitírselo.

Barras de sonido

Con el auge de las Smart TV en general, son muchos los usuarios lo que buscan unos altavoces que se puedan instalar de forma sencilla y sin que tenga que ocupar demasiado espacio en el salón. Para todos ellos, existen las barras de sonido, una opción bastante económica que además ofrece una calidad de sonido excelente ya que muchas de veces vienen incluso con sonido 7.1.

  • Pros. Suelen tener un tamaño muy reducido y se pueden instalar sin problema en el mismo mueble de nuestro televisor. Calidad de sonido más que aceptable
  • Contras. El precio puede aumentar demasiado si elegimos los modelos más superiores.

Altavoces inalámbricos

Cada vez son más las personas que se decantan por los altavoces inalámbricos a la hora de reproducir música o videos en forma de películas o series. No hace falta decir que son muy sencillos y cómodos de utilizar ya que no necesitan ningún tipo de cable y además cada vez ofrecen más una calidad de sonido que es muy parecida a la analógica.

  • Pros. Excelente sonido sin necesidad de ningún tipo de cable.
  • Contras. Pueden perder prestaciones si los instalamos demasiado alejados de la fuente de sonido.

Elige el mejor Altavoz