PcComponentes
Mi Cuenta

Elegir un monitor grande para presentaciones o ver películas

Periféricos
Jaume Esteve.29 de enero de 2022 - Última actualización: 25 de abril de 2023

Son perfectos para presentaciones en empresas, para aquellos gamers que les gusta introducirse en el juego con una pantalla grande o para ver películas. Te ayudamos a elegir tu monitor multimedia ideal..

monitor grande para presentaciones

La televisión sigue siendo la pantalla principal de los hogares pero no es la única en la que se consumen contenidos multimedia. Con el paso de los años y los avances en tecnología de consumo, los ordenadores se han convertido en herramientas ideales para presentar proyectos o para consumir cine. Para deslumbrar a tu jefe o disfrutar en condiciones de una buena película es importante sopesar algunos aspectos a los que quizá no hemos prestado mucha atención en el pasado. No es lo mismo un monitor pensado para el diseño gráfico que uno que potencie el consumo audiovisual que uno en el que compartir presentaciones así que vamos a ver a continuación en qué características nos debemos fijar para acertar con la compra.

Características más importantes de los monitores multimedia

Tipo de pantalla

Podría parecer que el primer punto a tener en cuenta es el tamaño o la resolución, pero… si hablamos de un monitor es esencial conocer la estructura del panel. En la actualidad existen tres grandes tecnologías para pantallas de monitores, twisted nematic (TN), in-plane switching (IPS) y vertical alignment (VA).

A grandes rasgos, los monitores TN tienen tiempos de latencia bajos, lo que los convierte en una buena opción para jugar a videojuegos, pero no tan buena para el cine debido a unos ratios de contraste menores y unos ángulos de visión reducidos. Las opciones IPS y VA son las más recomendables. Los monitores IPS suelen ser algo más costosos, aunque tienen a representar los colores con mayor fidelidad y no se pierden detalles al verse desde una posición angulada.

Un último apunte sobre un tema muy personal: las pantallas curvas. Aunque su furor ya se ha calmado, todavía existen opciones en el mercado. Es una tecnología tan peculiar que es difícil encontrar un consenso entre quienes la adoran y quienes la ven como una frivolidad. ¿Nuestro consejo? Pruébala para saber si se adapta a tus gustos y si lo ves conveniente, tienes opciones como este Philips.

Resolución

El gran caballo de batalla. En este punto hay que tratar de evitar ir a por pantallas grandes buscando la mayor calidad de resolución posible. Lo primero es tener muy claro qué espacio tenemos para determinar de cuántas pulgadas deberá ser el monitor. Una vez conocido este dato, podemos valorar si nos merece la pena una pantalla Full HD (1080p de resolución), una 2K (1440p) o una 4K (2160p). Nuestro consejo es que por debajo de 24” no merece la pena ir más allá de un monitor Full HD (aunque siempre hay excepciones). Meter más densidad de píxeles en una pantalla tan pequeña apenas se percibiría mientras que el desembolso sería significativo. Entre 24” y 30” una pantalla 2K comienza a ser una opción interesante y más allá de las 30” sí que podemos optar por una pantalla 4K. 

Y ya que hablamos de resolución, también es importante saber con qué relaciones de aspecto puedes sacarle el máximo partido a tu monitor. En este punto, lo suyo es ir a por los 16:9 o los 21:9. Los primeros son más comunes mientras que los segundos se están popularizando poco a poco. Si nos permites un consejo, con un monitor 21:9 te puedes ahorrar una segunda pantalla para trabajar aunque vas a necesitar espacio de sobra en tu mesa.

Y que no se nos olvide. Si quieres la mejor calidad de cine, intenta hacerte con un monitor que cuente con tecnología HDR, para que así los colores resalten todavía más.

Conectores HDMI, VGA

También es muy importante tener en cuenta los tipos de conexiones a la hora de adquirir un monitor. No es lo mismo una pantalla que solo va a tener una fuente de entrada de otra que va a recibir contenidos desde un ordenador, una consola y un reproductor blu-ray.

No olvides que el estándar para poder visualizar contenido 4K de alta calidad es el HDMI 2.1, así que por lo menos un puerto con estas características no estaría de más. Eso sí, tener dos HDMIs sería una cifra ideal. Contar con puertos VGA (un estándar cada vez más en desuso, pero que puede permitir conectar equipos antiguos) o USB-C también es interesante.

¿Merecen la pena los monitores muy grandes?

Es una pregunta recurrente y una que tiene todo el sentido del mundo. Si las televisiones se han asentado en los últimos años entre las 50” y las 65”, ¿por qué no han crecido de manera exponencial los monitores? Es probable que la respuesta más sencilla sea por una pura cuestión de pragmatismo. No es lo mismo trabajar en un monitor de 55”, en el que los textos se van a ver minúsculos, que hacerlo en uno de 30”, que es más manejable.

Existe otra regla que conviene tener en cuenta a la hora de establecer el tamaño de la pantalla que podemos instalar en nuestra estancia: la distancia entre nosotros y el panel. Se trata de encontrar el punto exacto que no esté muy lejos para no forzar la vista pero que tampoco esté muy cerca y nos obligue a girar el cuello para ver los contenidos de los extremos. 

Dicho esto, si el uso que le vas a dar a un monitor es puro y exclusivo para ver contenidos audiovisuales (o para jugar a videojuegos), no te lo pienses dos veces y vete a por el más grande. Eso sí, que encaje dentro de los límites que te hemos dicho.

Monitores con antena TV

Ver la televisión en un monitor a través de la señal de la antena siempre ha sido un proceso engorroso que obligaba a los usuarios a hacerse con aparatos para poder decodificar la señal y enviarla al monitor. Afortunadamente, en la actualidad existen ya algunas alternativas, aunque no muchas, para poder ver los canales de la TDT en los llamados monitor-tv, que cuentan con antena de tv. Hay algunas opciones asequibles, como este LG por 194 euros, aunque también puedes optar a productos de gama más alta. Tanto este Sony Bravia como este Samsung se pueden utilizar también como herramientas de cartelería digital aunque bien es cierto que, teniendo en cuenta su precio, el hecho de que permitan conectar la antena de la televisión es un plus. Si tu única intención es ver la tele sin mayores dificultades, vete de cabeza a por un modelo asequible.

Monitores táctiles, ideales para presentaciones

Existen algunas categorías de pantallas que funcionan mejor en determinados sectores. En el caso de los monitores para empresas, hay un nicho en el que los paneles táctiles han ganado popularidad en los últimos años, incluso hasta en entornos educativos. Con una pantalla táctil es mucho más sencillo realizar presentaciones y por fin podemos dejar de lado por fin los mandos a distancia para pasar las diapositivas (o, incluso peor, tener que pasarlas a mano desde el cursor del teclado).

Estas pantallas lucen mejor cuanto mayor es su tamaño pero el gran inconveniente de estos paneles reside en su precio, todavía muy elevado por el simple hecho de incorporar tecnología táctil. Este Hisense de 75” se va a 2900 euros aunque otras opciones más modestas, como este Asus de 15” se queda en 379 euros. ¿Merece la pena el desembolso? Como siempre, tus necesidades  para el día a día serán las que dictaminen si debes hacerte con un monitor de este tipo.

{e1046190-6fa0-4913-9434-be6bb26af2e5}

post
TOFU
perifericos