PS4 Pro vs Pc Gaming: Construimos un ordenador a la altura

Gaming

Si quieres conseguir un ordenador que esté a la altura de una PS4 Pro, te recomendamos los componentes para equipararlo sin gastar demasiado dinero.

Ya sabéis que este tema es de lo más recurrente hoy día, ya que la distancia entre consola y PC llevaba desde hace muchos años muy clara: a nivel de potencia se llevaban kilómetros de distancia. Pero, desde hace unos cuantos meses, parece haberse reducido, y mucho, con la aparición de los modelos PRO o X de las consolas, que traían mucha más potencia gráfica. El artículo de hoy es, concretamente, la "PS4 Pro Vs PC", así que vamos a compararlos bien.

Para que os hagáis una idea utilizando números, la PS4 rondaba los 1,84 teraflops (unidad de medida de potencia gráfica que tampoco significa nada por sí misma pero que se suele usar en estos casos para comparar) respectivamente, lo que era bastante poco, incluso para la época (salió a la venta en 2013). Pues bien, ahora la PS4 Pro tiene 4,2 teraflops, es decir, ha aumentado su potencia en casi tres veces, de ahí que antes comenzara diciendo que, a día de hoy, la distancia entre PC y consola ya no es tan grande (siendo la consola mejor que muchos PCs poco potentes).

Debido al aumento considerable de la potencia de las consolas, sobre todo en el caso de Xbox One respecto a Xbox One X (que ese es otro tema que ya hemos tratado), ha surgido un debate, ahora por fin real, sobre qué plataforma es la ideal para jugar, y qué PC tendríamos que montar para conseguir la potencia que nos ofrece la consola de Sony, que no olvidemos que por norma consigue correr los juegos a 4K no nativo (normalmente reescalado desde 1800p o 1440p) a 30 FPS, nada mal, para un equipo que vale sólo 400 euros.

ps4 pro

Si echamos la vista atrás, vemos que la PS4 normal solía correr los juegos a 1080p con resolución dinámica a 30 FPS, por lo que combatir esos números era bastante fácil hasta con un PC barato, pero con las nuevas especificaciones de la PS4 Pro, donde se llega a alcanzar el casi 4K, la batalla se pone seria y conseguir un ordenador a la altura ahora sí que nos va a costar un poco de dinero ahorrado.

El objetivo de este artículo es montar un PC con la misma potencia que una PS4 Pro, pero sin mirar el presupuesto, que ya os adelanto que va a ser mayor que el precio que cuesta la consola, pero eso no es lo que nos incumbe. Si quisiéramos construir un ordenador por el precio de 400 euros que vale la consola de Sony haríamos algo decente, pero no tan potente.

Vamos, que en el fondo esto es un "PS4 Pro Vs PC" con todas las de la ley, pero en el que el presupuesto nos va a dar igual, ya que a mismo desembolso la PS4 Pro rinde más, pero por algo más tendremos un ordenador que nos ofrezca lo mismo más todas las tareas que se pueden hacer con un PC.

PS4 Pro vs PC

Pero, un momento, no vayamos tan rápido, porque antes de ponernos a elegir los componentes que antes os he prometido que ahora elegiríamos, tenéis que saber qué monta la PS4 Pro en su interior, para que en la búsqueda del ordenador a la altura sepamos a qué corresponde cada componente.

Para empezar la PS4 Pro monta una tarjeta gráfica de AMD, la RX 480, una GPU de arquitectura Polaris que, ahora mismo rinde casi igual que las GTX 1060 de 6GB de Nvidia. En cuanto al procesador, la Pro lleva una APU de AMD de 8 núcleos overclockeada a 2,1 GHz que se queda ya obsoleta, por IPC y por potencia, y que es la culpable de todos los cuellos de botella que sufre la consola (por eso no pasa de 30 FPS). Si miramos la RAM vemos que lleva 8 GB GDDR5 (más una reservada para el sistema) con un ancho de banda de 218 GB/s, lo que no está mal. Y, ya para acabar, un disco duro HDD de 5.400 RPM de 1 Tb.

Y, ahora que ya sabemos que hay en el interior de la PS4 Pro, podemos empezar a elegir los componentes que estén a la altura de la pequeña bestia de Microsoft, aunque ya os adelantamos que debido a lo caras que están lás gráficas y la RAM, el precio no va a ser el que esperáis.

Procesador, al menos 8 hilos para igualar la APU

Sí, lo que monta la PS4 Pro es una APU Jaguar de AMD que tiene 8 núcleos a 2,1 GHz, la cosa es que es tan vieja que su IPC (potencia por núcleo, en resumen) y su funcionamiento está muy lejos de los 8 núcleos actuales, por lo que nos vamos a ir a un 8 núcleos físicos actuales porque se nos iría de presupuesto, sino que con conseguir 8 hilos o más nos vale:

  • AMD Ryzen 5 2600: Este micro es posiblemente el ideal, con arquitectura Ryzen y fabricado a 12 nm. Tiene 6 núcleos y 12 hilos, llegando a ponerse en mononúcleo a 3,9 GHz y los 6 núcleos a la vez llegan a 3,4 GHz. Esto ya supone una velocidad de casi 1 GHz entero más por núcleo que es bastante, además de ser mucho más potente en cuanto a IPC. Es decir, este micro nos permitirá alcanzar bien los 60 FPS. Su precio es de unos 150 euros y trae de casa un disipador que nos basta y sobra para refrigerar el micro.

  • Intel Core i5-9400F: Ahora que los procesadores de Intel se han vuelto a poner accesibles de precio (aunque no tanto como los de AMD), podemos hablar de este i5 de novena generación. Tiene también 6 núcleos aunque solo 6 hilos, uno por cada. Es de la familia de los Coffee Lake y está fabricado a 14 nm, ya sabemos que a Intel le cuesta reducir esto. Esto le permite ponerse a una frecuencia de 2.9 GHZ total, pero si se pone en turbo alcanza 4.10 GHz. Su precio es un poco superior al de AMD, algo más de 150 euros.

Entre estos dos micro recomendamos el de AMD, por rendimiento, por precio, por eficacia... Aunque Intel ha bajado de precio después de los problemas de stock de hace unos meses, siguen siendo algo caras y para lo que lo queremos, se nos dispara un poco el presupuesto.

La tarjeta gráfica, clave para el 4K y los 30 FPS

Aquí ya entramos en la clave de la consola, ya que el procesador, como tan sólo tiene que ofrecernos 30 FPS en casi todos los juegos (los pocos que van a 60 FPS es a resolución 1080p), no va a sufrir demasiado, en cambio la GPU sí que tiene que estar a la altura de algo que no es fácil. Antes os dijimos que la gráfica que vemos en la consola de Sony es una RX 480 (algo bajada de vueltas), pero debido a que esa serie ya está obsoleta vamos a elegir otra variante:

  • MSI Radeon RX 570 Armor 8GB: Sí, esta gráfica puede sorprenderos ya que que es de una generación más moderna pero de un escalón inferior, pero tranquilos que ahora lo justifico, primero vamos a hablar de ella. Está construida en 14 nm y es arquitectura Polaris. Estamos ante un refrito de otro refrito, pero que nos da potencia gráfica de sobra para lo que queremos. Si bien por culpa del bitcoin se volvieron prohibitivas por precio, ahora las encontramos por unos 230 euros sin muchos problemas, siendo un precio realista para el tiempo que tienen. Esta gráfica es la más parecida en potencia a la RX 480 sin OC de la consola, y con los últimos drivers de AMD, nos permite en PC funcionar a 4K y 30 FPS en casi todos los juegos, y los muy exigentes sin problema pueden moverse a 1800p o 1440p (tal y como hace la PS4 Pro en casi todos los juegos) y reescalar a 4K.
  • MSI GeForce GTX 1060 3 Gb: Y, como no podía ser de otra forma, traemos el rival de la AMD, la GTX 1060 de 3 GB DDR5. Esta gráfica ya tiene más de dos años, pero en la gama media no ha tenido rival, ya que por precio y consumo ha estado por encima de sus rivales, hasta ahora, ya que han bajado los precios. Las bazas de esta GPU es el buen consumo y el buen funcionamiento que tiene pese a ser sólo de 3GB. Con arquitectura Pascal y fabricada a 16 nm, es la gráfica más eficiente de su gama. Este modelo cuesta unos 230 euros y nos da casi la misma potencia que la RX 570 (muy a la par pero lleva peor la gestión de texturas en 4K por la memoria VRAM).

La decisión entre estas dos gráficas es difícil, ya que son muy similares, si bien en casi todas las comparaciones la RX 570 le saca unos pocos FPS a la Nvidia, eso sí, consumiendo más. Ya depende de los juegos a los que juguéis, debido a que muchos títulos son desarrollados para ir mejor en AMD o en Nvidia, pero de normal son casi idénticas. Eso sí, si queréis tener una PS4 Pro hecha PC, lo suyo es elegir la AMD, por ser la misma gráfica de la consola de Sony.

gamers

 

Placa base, la más barata

Las placas base que llevan las consolas son, por lo normal, bastante básicas y malas, ya que tampoco necesitan nada más. No se hace OC ni se tocan parámetros de la RAM o el procesador. Por eso mismo, en este apartado podemos ahorrar bastante, y si para montarnos nosotros un PC potente podemos soltar más de 200 euros sin problema, aquí el objetivo es no llegar ni a los 100 euros.

  • MSI B350M Bazooka: Sí, el chipset B350 que es el de gama media y el que nos ofrece todo lo que necesitamos. Compatible para RyZen de primera y segunda generación (y tercera seguramente cuando salga), permite RAM hasta 3.200 MHz y 64 GB, lleva puerto para un SSD NVMe de los ultra rápidos. También cuenta con 4 USB 3.1 así que tiene todo lo que necesitamos en una placa, con conexión LAN y de audio (como todas, vamos). Por unos 75 euros nos ofrece todo lo que necesitamos, ya que no vamos a hacer OC a nada, tan sólo activar el perfil XMP de la RAM para subirla de frecuencias, pero eso viene ahora.

Con esta placa ya vamos cubiertos, así que no creo que merezca la pena poner más opciones ya que MSI es una marca reputada y es de las mejores en casi todas sus gamas. Lo más importante, que era que aguantara RAMs rápidas lo tiene, así que a por el siguiente componente.

8 gigas de RAM para igualar la PS4 Pro

A ver, si miramos a la consola de Sony vemos que esta tiene 8 GB de RAM, y yo os acabo de decir que vamos a poner 8 GB en nuestro PC, así que es genial, ya que esta combinación es la más "fiel" a la consola.

  • Kingston HyperX Predator DDR4 3000: Si este PC no fuera AMD no pasaría nada con la RAM y cogeríamos una más lenta y barata, pero en RyZen la velocidad de la RAM es algo bastante importante, y todos los expertos recomiendan meter, al menos, 3000 MHz en el PC, para que el problema de latencias de los procesadores de AMD se solvente gracias a la velocidad de la RAM. Con este pack de dos módulos de 4 GB conseguimos funcionar en Dual Channel, y nos promete capacidad suficiente para los juegos actuales, aunque no tardará en quedarse cortas. El problema es el precio, que están súper caras, así que de momento es mejor 8 GB y ya esperar a que bajen de precio. Este pack vale, a día de hoy, unos 90 euros.

Con un OS limpio y con pocos programas en segundo plano, los 6 GB reales que se quedan libres en el sistema nos valen para jugar a prácticamente todo sin cuello de botella por falta de memoria. Eso sí, en un par de años puede ser que nos veamos con el agua al cuello, por lo que habría que hacerse con otros 8 GB más. Pero cada cosa a su tiempo.

Disco duro, siguiendo el ejemplo de la PS4 Pro

Sí, queremos montar un PC con la potencia de la consola de Sony, así que toca copiar el almacenamiento también, aunque va a ser algo mejor porque empeorarlo era difícil. Este es, sin duda, el componente más fácil de replicar y mejorar por muy poco más. Si esto fuese hacer un equipo mejor, pondríamos un SSD de cabeza, pero no es el caso.

  • Seagate HDD de 1 Tb: Sí, la PS4 Pro tiene un HDD de 1 Tb, así que nos toca comprar lo mismo para hacer nuestro ordenador. Eso sí, he elegido un disco duro de 7.200 RPM en vez del 5.400 que lleva la Pro ya que valen casi lo mismo y así conseguimos unas velocidades de lectura y escritura algo mejores, que nunca vienen de más. Por menos de 50 euros tenemos el almacenamiento de la PS4.

La caja y la fuente, sin alardes

Aquí ya entramos en dos cosas que suelen estar de más para los que montan los PCs, ya que casi nadie pone interés en la caja y en la fuente. Y si bien en el primer caso no es muy necesario, en el segundo la calidad de construcción es importante para la vida de nuestro ordenador.

  • Corsair CX450: Si de buenos montadores y fabricantes de fuentes de alimentación hablamos, Corsair no puede si no estar entre las primeras. En este apartado mucha gente prefiera ahorrar, pero lo que no saben es que esto es un error grave, ya que la fuente da vida a nuestro PC y puede ser o nuestro mejor amigo, o nuestro mayor enemigo. La CX 450 es una Plus Bronce, por lo que nos promete más de un 80% de eficiencia, además de darnos 450W, lo justo para poder mover el equipo que hemos elegido (aunque sin que le sobre mucha potencia, eso sí). La fuente cuesta unos 50 euros.

  • NOX Coolbay MX USB 3.0: Sí, es una de las cajas más baratas, pero no queremos cosas bonitas, queremos una caja que cumpla y de cobijo a nuestro PC. Además, como tampoco los componentes elegidos son muy potentes, no debería tener mucho problema a la hora de gestionar el calor, si bien tampoco va a ir muy fresca. Pero por algún lado había que ahorrar. El precio es de unos 20 euros.

jugar ps4

Y, así, tenemos nuestro "PS4 Pro vs PC" hecho ordenador

Y hasta aquí nuestro ordenador a la altura de la PS4 Pro. En realidad es algo mejor, porque el procesador es bastante superior (algo no muy complicado), y en el HDD también hay mejora al pasar de 5.400 RPM a 7.200. Pero por lo demás está muy a la par. Aunque en este PC podemos poner los juegos en 1080p y Ultra y moverlo a 60 FPS sin ningún problema, algo que no vemos en la PS4 Pro.

Si sumamos el precio que nos dan los componentes elegidos nos vamos a un presupuesto final de unos 630 euros, que sobrepasa en 230 € lo que vale una PS4 Pro, sólo que este PC, como he dicho antes, es algo más potente y nos da mucha más versatilidad (porque no olvidemos que un PC nos da la oportunidad de trabajar, jugar y hacer miles de cosas que una consola no).

Con esta configuración, que es de lo más básica para que pueda mirar de tú a tú a la PS4 Pro sin irse de presupuesto, podréis jugar a casi todo a 4K (reescalado) y 30 FPS o a 1080P y 60 FPS, que es como yo de verdad os aconsejo que juguéis, porque así podréis elegir calidad gráfica Ultra y eso se agradece, además de que para un pecero jugar a 30 FPS es algo que puede llegar a doler.

Sí, se puede mejorar todo por unos cuantos euros, pero ese no era el objetivo. Quitando eso, hay que admitir que la PS4 Pro nos ofrece un rendimiento que es casi imposible de replicar en PC bajando de los 650 euros. Así que, si vas justo de presupuesto, no es mala idea el hacerse con la consola de Sony o  de Microsoft y jugar tranquilamente en el sofá de nuestra casa, como manda el código del buen consolero.