Los mejores frigoríficos para tu cocina

Electrohogar

6 de Septiembre de 2021

Una guía para elegir el mejor frigorífico para tu cocina, sea como sea de grande. Aquí no discriminamos entre tamaños, tenemos el mejor frigorífico combi, de dos puertas, americano o el frigorífico mini, para tus caprichos.

mejores frigorificos para cocina

Hace años que el frigorífico se ha convertido en un elemento clave ya no de cualquier cocina, sino de cualquier hogar. Con el paso de los años, este electrodoméstico ha ganado en versatilidad, eficiencia y hasta inteligencia. Este último punto todavía no está muy extendido y tampoco se puede exprimir a fondo en la actualidad pero los últimos avances tecnológicos han propiciado que el abanico de opciones a la hora de comprar una nevera sea lo suficientemente amplio como para sentarse a estudiar qué necesitamos, qué nos podemos permitir y cuál es el frigorífico que mejor se adecúa a nuestras necesidades.

Frigoríficos para tu cocina

Ver más

Características de un frigorífico

En la actualidad, podemos distinguir hasta cuatro grandes categorías de frigoríficos, de dos puertas, americanos, combis y minis, cada uno de ellos con sus particularidades. Los precios señalados se han tomado de referencia desde la web de la OCU:

  • De dos puertas: Se caracterizan por utilizar un único circuito para operar tanto la nevera como el congelador por lo que su consumo es más ajustado, aunque también tienen mayores dificultades a la hora de congelar con velocidad los alimentos. Son neveras que sitúan el congelador en la zona superior aunque su tamaño suele estar por debajo de lo que nos encontramos en combis y americanos. A su favor, el precio, el más económico si no tenemos en cuenta la categoría mini. Se pueden comprar por unos 280 euros.
  • Combis: Altos (suelen estar sobre los dos metros) y con circuitos diferentes para regular la temperatura de la nevera y del congelador, los combis ofrecen una mayor capacidad de almacenamiento en el congelador por lo que están más indicados para su uso en el día a día en el ámbito familiar. Eso sí, ten en cuenta que el consumo será mayor que en uno de doble puerta. Su precio ronda los 620 euros.
  • Frigoríficos americanos: Los habrás visto en series y películas, presidiendo enormes cocinas. Útiles para familias numerosas o profesionales de la hostelería, estos aparatos cuentan con dos puertas verticales que esconden, de manera respectiva, la nevera y el congelador. Suelen ser algo más bajos que los combis, aunque es importante tener en cuenta que su anchura es mucho mayor y que también son algo más profundos (lo que puede ser un problema si tratamos de colocar uno en una cocina que tenga un ancho de encimera tradicional). Cuestan unos 850 euros.
  • Minis: Similares a los que nos encontramos en hoteles y apartamentos. Caben justo debajo de la encimera, suelen tener un diminuto espacio para congelar lo justo y tienen un consumo ajustadísimo, en línea con sus prestaciones. Además, son los más baratos de esta lista, alrededor de los 100 euros.

Ahorro de energía en el frigorífico

Una vez decidido el tipo de frigorífico, también es importante tener en consideración algunos aspectos. El principal es el consumo, y vendrá detallado en la etiqueta ambiental. Cuidado con las etiquetas, porque van a cambiar este 2021, por lo que durante estos meses podemos llevarnos más de un susto al comprobarlas.

Dicho esto, las nuevas etiquetas calcularán el consumo desde la A, de mayor eficiencia, a la G, de menor. También vendrá indicado el nivel de ruido (en una escala que irá de la A a la D), un punto a tener en cuenta si tienes el frigorífico cerca de estancias donde pueda convertirse en una molestia.

Un nuevo sistema de eficiencia energética es el uso de motores inverter. ¿Qué implica el uso de este nuevo sistema? Este tipo de motores regulan su potencia en función de cada necesidad. Es decir, cuando se precise un mayor enfriamiento, el motor funcionará a una mayor potencia que cuando las necesidades sean menores. 

Procura no llenar al máximo tu nevera. Cuantos más alimentos se incorporen, mayor será la potencia necesaria para alcanzar la temperatura óptima. 

Limpia adecuadamente la nevera. La higiene es fundamental. La acumulación de polvo en la parte trasera puede provocar daños en los sistemas que dificulten el correcto uso de tu nevera.

Asegúrate de que se cierra correctamente. Uno de los problemas que pueden presentar nuestras neveras es el deterioro de la goma que permite el cierre hermético de la puerta. Los cierres bruscos y el propio uso pueden dañar la goma evitando que se cierre adecuadamente. 

Los electrodomésticos equipados con no frost son aquellos cuya congelación no produce escarcha, lo que elimina la necesidad (aunque se sigue recomendando) de limpiar el congelador una vez al año. Además de las ventajas visibles, los frigoríficos con esta tecnología tienen un consumo más eficiente gracias a un motor situado en el interior que distribuye el aire de manera homogénea y que se encarga de mantener siempre la temperatura adecuada.

Otros trucos que te van a permitir ahorrar energía es  la localización. Aleja tu nevera de cualquier fuente de calor, como el horno o la cocina, e incluso de la luz solar. 

También es importante mantener una temperatura constante (se recomiendan 5º para la nevera y -18º para el congelador) una menor temperatura implicará un aumento en el consumo. 

Situa los alimentos con cierta lógica para aprovechar la distribución de la temperatura dentro del electrodoméstico. La lógica dicta que en la zona superior deberías colocar alimentos frescos, en la inferior carnes y pescados (es la zona más fría de la nevera), reservar los cajones para frutas y verduras y destinar las puerta para botellas y alimentos que no requieran temperaturas muy bajas como huevos o mantequilla.

Los mejores frigoríficos del mercado

Habida cuenta de los cuatro tipos de frigoríficos descritos en el primer apartado, te ofrecemos algunas de las mejores soluciones para cada categoría:

Frigoríficos de dos puertas:

  • Este sencillo pero elegante Beko RDNT271I30XBN es eficiente (categoría A++, o E con la nueva legislación) y cuenta con una tecnología llamada Neofrost Dual Cooling capaz de enfríar de manera independiente ambos compartimentos para que los alimentos se conserven en ambos de la mejor manera posible.

  • El New Pol NW2P143A es una opción asequible para quienes no quieren muchos aspavientos. Por 232 euros tienes un electrodoméstico que cumple con lo prometido. Ni más ni menos.

Frigoríficos Combis:

  • El Balay 3KFE361WI es una opción eficiente en lo energético y lo suficientemente asequible (389 euros) como para convertirse en tu primera opción si cuentas con un presupuesto ajustado.

  • El gris mate del Bosch KGN397LEQ le confiere unas líneas elegantes a la par que sobrias. La función ‘Súper’, que se activa antes de hacer la compra, mantendrá la nevera más fría para que al volver del súper los alimentos se encuentren ya con una temperatura óptima para su conservación.

Frigoríficos americanos:

  • Puedes hacerte con este Svan SVAM186B por menos de 500 euros sin renunciar a una nevera de gran capacidad (291 litros de frigorífico + 151 de congelador).

  • Otra opción, algo más costosa, es este Samsung RS54N3013SA/ES, cuyo precio está algo por encima de los 700 euros. Entre sus ventajas se encuentra una tecnología menos ruidosa, capaz también de emitir intensas oleadas de aire frío. Además, cuenta con estantes específicos para lácteos e incluso para vinos.

Frigoríficos Minis:

  • El Cecotec GrandCooler 2000 viene en varios colores y presume de ser extremadamente silencioso (solo emite 40dB de ruido). Si a ello le sumas un precio por debajo de cien euros y sus 46 litros de capacidad, te queda un frigorífico muy apañado para sacarte de un apuro.