Los mejores micrófonos gaming para grabar streamings y podcasts

Gaming

Si quieres iniciar tu carrera en Youtube, Twitch o hacer podcasts debes tener un buen micrófono. Aquí te damos algunas recomendaciones y te ayudamos a decidirte por el mejor.

micrófonos

El mundo de los directos se está convirtiendo en algo súper importante en internet. De otro planeta, ya que de repente se ha transformado en una forma de vida para muchos y en un trabajo para otros, y en medio estamos nosotros, quienes consumimos a diario a estos creadores de contenidos que hacen gameplays y retransmiten sus partidas o comentan campeonatos de eSports y miles de cosas más. La televisión empieza a morir y lo que se lleva ahora es seguir a tus streamers preferidos días y noche.

Esto, que empezó hace unos años subiendo vídeo a Youtube, se ha ido profesionalizando, llegando al día de hoy, donde se puede encontrar todo tipo de canales y todo tipo de contenido en directo o grabado con el que pasarte todo el día pegado a la pantalla sin remedio. Esta revolución comenzó hace no mucho y aquellos que no han querido aceptarla se han visto empujados a audiencias cada vez menores, mientras que chavales en Twitch están facturando miles de dólares al mes por emitir sus partidas de Fortnite.

En los directos y en los streams lo más importante, casi por encima del contenido, muchas veces es la calidad de la retransmisión, que depende del tipo de conexión a internet (fibra óptica siempre, mínimo 50 Mb para que puedas subir vídeo a 1080p que consumo unos 3 o 4 Mb/s), de la cámara que tengas (una webcam de 1080p o 720p si es buena) y del micrófono. Y este último es importantísimo, ya que la voz junto al vídeo son clave. Probad a oír un directo con mala calidad de audio, ya veréis como duráis dos minutos hasta que empiecen a sangraros los oídos y, consecuentemente, quitaréis el directo. En una época donde todo el mundo ofrece contenido por internet, la profesionalidad y la buena calidad del contenido es un elemento diferenciador y puede ayudaros.

Micrófonos

Los micrófonos para streamers y directos, un vasto mundo

Los que queráis acceder ahora al mundo del audio, enfocado o no a los directos, podéis encontraros con un muro infranqueable de información que puede llegar a marear, y no es ninguna tontería, ya que es abismal lo que hay que aprender, tanto de tipos de micrófonos, como de tecnologías de grabación, marcas y mil cosas más.

Lo primero que tenemos que tener claro es el precio. Porque hay equipo desde 10 euros a 300 euros, sin despeinarse y sin darte cuenta acabas viendo como algo que era para matar el tiempo puede costarte medio riñón.

Para elegir el precio o ver en qué estrato moverse, lo mejor es dividir en seriedad la actividad que vais a hacer. ¿Es un hobby para echar unas risas y pasarlo bien? No paséis de los 50 euros porque hay buenos micrófonos por esos precios. ¿Queréis ver si os acaba dando dinero a la larga y queréis parecer profesionales? Entre los 50 y los 150 encontraréis cosas muy buenas. ¿Quieres dedicarte a esto todo el tiempo de tu día y lo tienes claro? Pasa de los 200 euros y no tendréis que cambiar de micrófono nunca porque la calidad ya será difícilmente superable además que no merecerá la pena.

Después debemos ver si tenemos alguna marca preferida, ya que hay muchísimas. Por ejemplo, tenemos Rode, Blue, Samson, Razer, etc. Hay un montón de marcas de primer nivel que nos aseguran calidad, a diferencia de lo que nos podemos encontrar de otras compañías que nos pueden ofrecer micrófonos atractivos desde fuera pero que luego apenas tienen calidad.

Luego toca decidir entre la tecnología. En este ámbito tenemos que clasificarlos por dos tipos:

  • Micrófonos de condensador: Son los clásicos del mundo de la música. Suelen tener más riqueza en los sonidos, la voz llega más cálida y cercana.
  • Micrófonos dinámicos: Son micrófonos digitales qure recogen la onda de sonido de una forma característica. Son los micrófonos que llevan la mayoría de cascos con micro ya que son más baratos. Su punto fuerte es que hacen muy buen trabajo eliminando el ruido de fondo.

Aquí entra las preferencias de cada uno, ya que el dinámico suena de una forma más radiofónica, más directo e impactante, y el condesador llega con más matices y cálido. Mi consejo es que, si vuestra habitación no tiene eco tiréis a por un micrófono de condensador, porque la voz suena más profunda y real, y si no tenéis la habitación bien insonorizada o con algo de eco, vayáis al dinámico, que suele hacer un excelente trabajo eliminando ruido.

Dicho lo cual, y habiendo visto un poco las tres partes más importantes (marcas, precio y tecnología), vamos a ponernos manos a la obra y a ver que micrófonos tenemos en el mercado a día de hoy para elegir y así comenzar con buen pie nuestra andadura en el mundo de los streamings y los directos.

Mejores micrófonos para directos

La siguiente clasificación la hemos hecho de menor a mayor precio y de menor a mayor calidad, desde el micrófono para el que quiere empezar hasta el que le serviría al mismísimo Ninja en Twitch, donde tiene millones de seguidores y fans que le pagan muchos miles de euros al mes por stremear. Vamos allá:

  • Woxter Mic Studio: Empezamos por la gama más baja, con lo mínimo que tendrías que comprar si queréis hacer directos o streamings, ya que si no vuestro audio será malísimo, e incluso este equipo no os promete calidad, pero al menos se os entenderá y la gente podrá seguir lo que vais diciendo. Está en la lista porque es baratísimo y porque encaja en cualquier bolsillo que quiera probar en este mundillo. El micrófono de Woxter es de condensador, y pone que está pensado para conversaciones o cantar, se enchufa al ordenador a través de un USB y lleva trípode. Los puntos positivos de este modelo es que llevan filtro antipop (evita que las palabras que empiezan por la letra "P" se oigan mal ya que elimina el golpe de viento que generan y que suele golpear al micrófono saturando la señal. Quitando eso tan sólo podemos decir que lo mejor que tiene es el precio, porque la calidad sólo os vale si sólo queréis hacer streamings por hobby y nada más, y la calidad os da un poco igual.

  • Newskill Ixion Micrófono: Este ya es un micrófono que puede empezar a hacernos el apaño de verdad, ya que el equipo que monta Newskill ya nos ofrece una calidad aceptable para hacer directos, recogiendo bien la voz y no metiendo demasiado ruido. El micrófono es de condensador, lleva un trípode y se conecta al PC por USB también. Nos dicen que su calidad es HD y que tiene una tecnología propia de cancelación de ruidos, pero claro, hacen algo pero no magia, no os creáis todo lo que leáis por ahí. También lleva un filtro antipop que cubre en micrófono y que algo hace. Por muy buen precio ya tenéis algo que os de una calidad de audio decente para que la gente que os oiga lo haga con gusto. Si vais algo pelados, el Newskill puede ser vuestra elección definitiva.

  • Woxter Mic Studio 100 PRO: Este es calidad / precio seguramente el mejor de todos los que vamos a poner hoy, porque ofrece una calidad de audio bastante buena por poco dinero. Es la versión pro de su hermano que ya hemos destacado, pero este salto merece la pena cuando lo escuchamos en acción. El micrófono es de condensador, está pensado para streamings y podcast, ya que elimina bien el ruido, lleva un trípode que permite regular un poco la basa y la altura, con la inclinación del mismo, y se conecta a través de un USB al PC. Este micrófono lo he utilizado bastante en varios trabajos y es muy versátil y competente, teniendo sólo el fallo del ruido de fondo o eco, ya que apenas filtra estos problemas. En cambio, si tenéis una sala algo preparada, puede ser vuestro compañero de directos durante muchos años, incluso si os queréis dedicar a ello profesionalmente. Con tenerlo de cara, cerca de la boca y en un ambiente controlado, vuestros suscriptores apreciarán un buen audio.

  • Newskill Kaliope: Newskill se vuelve a colar en esta clasificación y era inevitable, este micrófono es una de las mejores opciones para tener una grabación profesional a un precio más o menos aceptable. Recibe el sonido de forma unidireccional y lo recoge de un modo mucho más claro y sin interferencias. También tiene filtro antiPop y el resultado es realmente profesional. Gracias al trípode que incluye y a su forma podemos grabar nuestras partidas, hacer streamings o grabar podcast de un modo muy cómodo para nosotros, gracias a su forma de recibir el sonido y a los controles que incluye de 'mute', 'ganancia' y volumen de los auriculares. Para el gamer más apasionado, este modelo incluye colores RGB, para una personalización más avanzada y tan característica de esta marca.

  • Trust GXT 252 Emita: Este es el modelo más adecuado de toda esta clasificación para aquellos que quieren iniciarse profesionalmente en el mundo de los streamings. Uno de sus puntos fuertes es la funda que incluye para el micrófono, con la que se evita el ruido del fondo y se limpia el sonido perfectamente. También incluye un maletín para transportarlo de un lado a otro con todos sus complementos. Este micrófono se conecta al PC con USB y nada más hacerlo ya empieza a funcionar gracias a que es Plug&Play. Le hará un trabajo perfecto al gamer, al streamer, al que graba podcast incluso al que se dedica a la música. Está fabricado con materiales de muy buena calidad, pero no por ello es muy pesado, no alcanza el medio kilo. Quizás su única pega sea que resulta algo incómodo de tener sobre el escritorio, no dejando tampoco demasiadas opciones a la hora de orientar el micrófono.

  • Asus Rog Strix Magnus: Este es el más potente y tope de gama de la selección que hemos puesto hoy aquí. Es el que mejor audio da en casi todos los aspectos y te puede servir durante muchos años dando una calidad brutal. Lo más característico es su forma y sencillez, se puede tener sobre el escritorio, en cualquier lugar y no ocupa demasiado espacio. También tiene iluminación RGB, porque Asus Rog no defrauda en este apartado, y aunque veamos rara la forma del micrófono, capta el sonido a la perfección. Lo más destacable que tiene es que usa la tecnología ENC, encargada de captar cada sonido que llega al micrófono y adaptarlo según el uso que se está dando; por ejemplo, eliminar el sonido de fondo, filtrarlo o destacar más unas frecuencias que otras.