Los mejores monitores gaming de 2020

Monitores

26 de Febrero de 2021

Para seguir el ritmo a tus juegos sin sufrir molestas interrupciones tienes que elegir el mejor monitor. Aquí te damos una lista de los mejores monitores gaming del año.

mejor monitor gamer

Es habitual a la hora de hacerse con una torre o con un portátil gaming pensar que, una vez solucionada la compra, ya lo tenemos todo listo para lanzarnos a jugar a nuestros títulos preferidos. El monitor se ha ganado con los años la etiqueta de gran olvidado en esta ecuación cuando no debería ser así: no ¿qué sentido tiene hacer un desembolso importante en una buena gráfica si luego el monitor no va a poder representar fielmente todo lo que los componentes del ordenador están moviendo? Si hace unos días hablábamos de los mejores monitores para trabajar, hoy vamos a repasar los mejores monitores para jugar.

Los mejores monitores gaming

Ver más

¿Cómo debe ser un monitor gaming?

Los monitores también han sufrido una escisión en los últimos años con una nueva categoría de producto centrada en el videojuego. Te ofrecemos unas pequeñas pinceladas acerca de los elementos básicos que debes tener en cuenta a la hora de escoger un monitor gaming y una selección de algunos de los más destacados:

Tipo de panel

En esta categoría tenemos que diferenciar entre pantallas de cristal líquido, o LCD, y OLED. Vamos con las primeras:

  • TN (Twisted Nematic): Fueron los primeros en comercializarse y, por ello, los que peor calidad de imagen suelen ofrecer en la actualidad. A su favor tienen unas elevadas tasas de refresco, punto en el que incidiremos más adelante.
  • VA: Utilizados en un primer momento en el ámbito del diseño, su capacidad para ofrecer un mayor brillo de pantalla le permite sacar todo el partido a la tecnología HDR. Aquí también encontraremos mejores relaciones de contraste.
  • IPS: No cuentan con el mejor ratio de contraste y también suelen tener tiempos de respuesta bastante bajos. En nuestra opinión, el más desaconsejable de los tres.
  • La tecnología OLED se ha comenzado a popularizar en los últimos años y también se está dejando ver en el ámbito de los monitores. Su tecnología, por la que cada pixel se ilumina de manera independiente, le ofrece grandes ventajas respecto a sus competidores tanto en contraste como en velocidad de refresco. ¿La pega? Su elevado precio.

monitor gaming

Resolución

Es muy probable que en este apartado ya te empiecen a sonar muchos de los apartados que citamos. Te listamos las tres más comunes con sus pros y contras:

  • Full HD (1920x1080 píxeles): El estándar de alta definición instaurado desde hace más de una década. Es el punto de partida desde el que comenzar aunque también es probable que te estés perdiendo ese plus de espectáculo visual que ofrecen muchos juegos que ya permiten resoluciones superiores. A su favor, claro, unos precios muy ajustados.
  • Quad HD (2560x1440 píxeles). A medio camino entre el Full HD y la resolución 4K. Los primeros monitores de gama alta se empiezan a mover por estas resoluciones. Puede ser un buen punto intermedio si tu presupuesto no te permite irte a por una 4K.
  • 4K (3840x2160 píxeles). Cuatro veces la resolución de la alta definición. Aunque todavía hoy vayamos escasos de contenidos en televisión, en videojuegos es otro cantar. No hay AAA hoy en día que no soporte esta resolución que se va a convertir en estándar con la llegada de la nueva generación de consolas.

Contraste

Es importante que tengas este apartado en mente ya que de él depende que los colores se muestren en toda su expresión. Por ejemplo, un ratio 1000:1 significa que el blanco más brillante que se muestre será mil veces más claro que el negro más oscuro. Si ese ratio fuera 200:1 la diferencia entre ambos extremos sería más exigua lo que implicaría una representación menos vívida de los colores en pantalla

Tasa de refresco

Otro punto clave, y más en videojuegos, porque este es el que determina cuántas imágenes por segundo somos capaces de ver. En monitores convencionales esa cifra suele estar alrededor de los 60Hz (o lo que es lo mismo, 60 imágenes por segundo) pero en pantallas pensadas para videojuegos podemos encontrar desde 75Hz hasta 240Hz aunque la tasa más habitual en la actualidad son 144Hz. Ten presente que necesitas una gráfica capaz de mover imágenes a la tasa de refresco que tenga tu monitor o estarás haciendo un desembolso en vano.

De la mano de la tasa de refresco también es importante tener en cuenta el tiempo de respuesta y en este punto la regla en sencilla: cuanto más bajo, mejor. Para que tengas una referencia, los monitores que vamos a repasar al final del texto suelen tener un tiempo de 1ms.

escritorio gaming

¿Tecnología AMD Freesync o Nvidia G-Sync?

En este texto ya explicamos las diferencias entre las tecnologías V-Sync, G-Sync y Freesync así que iremos al grano: AMD y Nvidia han lanzado su línea de monitores para que tu pantalla no tenga problemas porque refresca la pantalla más rápido de lo que lo hace tu GPU (un fenómeno conocido como stuttering) o porque la GPU envía más fotogramas de los que puede procesar (tearing).

¿Cuáles son las diferencias? Los monitores Nvidia G-Sync son más caros ya que incorporan un chip que se encarga de hacer todos esos cálculos para librar la carga de trabajo de la unidad gráfica. Además, estos monitores solo son compatibles con las gráficas de la compañía.

La alternativa se llama AMD Freesync. Es más barata que su competidora, ya que no cuenta con un chip dedicado, y aunque en un primer momento también es exclusiva de GPUs de la compañía, está pensada para que sea compatible con productos de otros fabricantes.

¿Qué monitor me compro?

Después de repasar los aspectos básicos que debes tener en cuenta a la hora de escoger un monitor para videojuegos vamos con una pequeña selección de pantallas para saciar tu lado más jugón:

AOC Gaming 24G2U

Está considerado por los usuario como el 'mejor monitor gaming' de la actualidad. No hay rival para este AOC Gaming Full HD y un ratio de contraste 80M:1. Panel IPS y una tasa de refresco de 144 Hz para jugar a todo lo que quieras sin problemas. Quizás el único punto negativo que algunos apuntan sean sus altavoces, pero pocos monitores tienen unos que valgan la pena. En resumen este equipo tiene todas las características necesaria que cualquier jugador desearía para su monitor. Así que no dudes si quieres tener el mejor, es este.

Benq EL2870UE

Este Benq nos ofrece un tamaño aceptable de 28" y su resolución se va hasta las 4K y es compatible con la tecnología HDR. También hay que sumarle compatibilidad FreeSync y todo ello sin que el precio se vaya más allá de los 300 euros. La mayor pega es la tasa de refresco, que se queda en 60Hz.

BenQ Zowie XL211K

Este Benq Full HD también tiene 144Hz de tasa de refresco y sale por algo más que el anterior, 200 euros. Es un panel que la firma publicita para su uso en esports con diferentes opciones que permiten regular el brillo en pantalla (hasta 20 niveles diferentes) o una tecnología que permite aumentar el brillo en las zonas más oscuras sin quemar aquellas que ya están iluminadas.

Dell S3220DGF

Por relación calidad precio estamos ante uno de los mejores monitores que puedes comprar. Y no implica un gasto desmesurado. Te puedes hacer con él por algo más de 400 euros, tiene 31,5” y resolución Quad HD, pantalla curva (si es una ventaja o un inconveniente lo dejamos a tu elección) y una tasa de refresco de 165Hz. Con este precio, obviamente, es compatible con FreeSync.

Newskill Icarus

Siendo una de las marcas más reconocidas dentro de los periféricos gaming, este Newskill no puede defraudar con este nuevo modelo de monitores que presenta en el mercado. Este Icarus tiene 27 pulgadas y resolución QHD. Es compatible con la tecnología G-Sync, HDR y tiene una impresionante tasa de refresco de 164Hz junto a una velocidad de respuesta de 1ms. Todo lo necesario para disfrutar de monitor gaming durante una buena temporada.

ASUS Tuf Gaming VG279Q

El último de nuestra lista es un Asus que, por 395 euros, nos ofrece un panel de grandes dimensiones (27”) compatible con tecnología HDR (aunque se queda en resolución Full HD). El hecho de ser compatible con tecnología G-Sync es también uno de los responsables de convertirlo en el más costoso de esta lista aunque no hay que desdeñar su tasa de refresco, que asciende hasta los 280Hz.