Televisores Sony

Los televisores Sony cuentan con sus propias tecnologías, como el uso de Android TV como sistema operativo en las Smart TV. La gama Sony Bravia cuenta con algunos de los mejores televisores gracias a X-Reality, Triluminos y X-Tended Dynamic Range, que le confieren un nivel de color, contraste y definición inigualables en el mercado. Compra tu televisor Sony al mejor precio y hazlo tras seleccionar los filtros necesarios para encontrar la TV que mejor se adapta a tus gustos.

12 artículos
FILTRARL

    Televisores Sony, ¿En qué se diferencian del resto?

    Sony es una compañía con décadas de experiencia en la fabricación y desarrollo de todo tipo de dispositivos, por lo que sus televisores se encuentran entre los mejor valorados por los usuarios alrededor del mundo.

    Parte del éxito lo tienen las constantes mejorar en la calidad de imagen y sonido que propician los equipos de investigadores de la compañía y que nos han ofrecido a lo largo de estos años nuevos avances como la llegada de la resolución 4K, el HDR -High Dynamic Range o Imágenes de Alto Rango Dinámico, X-Reality o Triluminos. Dichas tecnologías nos permiten disfrutar cada vez de una imagen más nítida y fiel que convierte a las tv Sony en una ventana a otros mundos.

    ¿Qué es X-Reality?

    El procesador de imagen de las Bravia permite que la calidad de imagen sea mucho más nítida y en mayor resolución independientemente de la fuente. Las teles 4K de la marca incorporan el procesador X-Reality Pro que potencia el contraste al mejorar el rango de colores, alcanzando oscuros más oscuros y claros más claros. La conversión de cada una de las señales y Noise Cancelling consiguen iluminar de forma individual los colores, aumentando así el rango dinámico del contraste en cada fotograma realizando millones de cálculos en tiempo real.

    X-Tended Dinamic Range

    Como es habitual en cada marca, X-Tended Dinamic Range es la forma en la que Sony llama a la tecnología HDR aplicada en sus televisores. Esto quiere decir que en los Smart TV 4K aplicada disfrutaremos de un mayor espectro de color que apenas pierde detalle en la representación de zonas oscuras y nos presenta una mayor claridad en los claros, pero sin quemarlos, propiciando una experiencia superior si lo comparamos con otros televisores.

    Más allá del mejorado HDR de estos nuevos televisores, también se incorpora la tecnología Sony Slim Blaclight Drive, una estructura similar a la utilizada en los peneles LED pero que permite un nivel de interacción mucho mayor con las distintas áreas de la pantalla para recrear mejor los colores.

    Un nuevo concepto de retroiluminación – Nacen los Triluminos

    Uno de los principales problemas que ha adolecido a los televisores desde la implantación del LED como tecnología más extendida en la fabricación de pantallas era la representación de colores, que provocaba que en ningún caso se consiguiera superar el 80% del rango de color NTSC en una pantalla retroiluminada.

    Esto es debido a la temperatura de los LED, nos referimos a la temperatura de color. Los LEDS emiten una luz de color azul violáceo, lo que afecta sobremanera a la representación de los tonos verdes y azules, habiendo supuesto uno de los mayores quebraderos de cabeza su tratamiento a través de los filtros RGB de las matrices de píxeles.

    Sony ha desarrollado una nueva forma de retroiluminar los paneles centrado en obtener la mejor fidelidad de color, dicha técnica ha sido bautizada como Triluminos.

    Basada en cristales semiconductores llamados puntos cuánticos, su tamaño es de apenas unos nanómetros. Su eficiencia es muy superior a la de los LEDS tradicionales y emiten distintos colores dependiendo de su tamaño al afectar directamente a su longitud de onda.

    Puntos cuánticos

    Las pantallas Triluminos emiten luz azul, un azul puro y sobre ella se superpone una capa de nanocristales amarillos que ocupan dos terceras partes de cada uno de los LEDS. De la luz generada por estos cristales se descompone posteriormente el rojo y el verde, obteniendo por primera vez un RGB puro y sin correcciones ni aberraciones cromáticas.

    Ventajas de la tecnología Triluminos

    Gracias a la eliminación tonal producida por las correcciones a base de paneles intermedios, se consigue reproducir colores más puros y así alcanzar un mayor número de colores reproducibles. Ni más ni menos que hasta un 150% por encima del NTSC utilizado hasta ahora por otros televisores. Además, se obtiene un aumento del brillo de entre el 40 y el 100%, junto a una optimización del consumo que permite un 30% de ahorro energético.

    De cara al usuario, los televisores Sony con tecnología Triluminos ofrecen una mejor saturación de color que destaca sobre todo en la reproducción de la piel humana al mejorar en gran manera los canales rojo y verde.

    Sony Bravia, sus teles más universales

    Los televisores Sony son conocidos por todos. Pero si hay una gama que destaca por encima de todas las series de la compañía japonesa, esta es Sony Bravia.

    Las mejores televisiones de Sony, y para muchos las mejores del mundo comparten esta nomenclatura, la cual nos sorprende año tras año en los distintos eventos relacionados con la tecnología, la imagen y el audio al presentarnos mejoras en sus chips de procesamiento de imágenes, nuevos algoritmos inteligentes que aprenden para reproducir más rápida y nítidamente el contenido, mejoras en la calidad de imagen, color y por unos diseños sobresalientes siempre a la vanguardia del estilo.

    Su innovador sistema de control está basado en un mando con micrófono incorporado que nos facilita utilizar los comandos de voz sin tener que alzar demasiado nuestra voz para que la tele reaccione. Con unas sencillas órdenes conseguiremos ver todo aquello que deseemos de forma fácil y rápida.

    Además, todos los Smart TV de Sony, y por tanto también las Bravia, utilizan el sistema operativo Android TV para hacernos mucho más sencillo su uso. A continuación, hablaremos sobre este sistema.


    ¿Qué es Android TV?

    El sistema operativo Android TV hace que tu Smart TV sea una perfecta plataforma multimedia en la que disfrutar de tus contenidos favoritos en cualquier momento, redes sociales y juegos de una forma intuitiva.

    Con sencillas órdenes de voz, con el mando de una consola o nuestro propio Smartphone, gracias a Google Cast, podremos manejar nuestra Sony y disfrutar de todos los contenidos disponibles en Internet y en cualquier equipo conectado al televisor o directamente en la misma red local aprovechando tecnologías como Miracast.

    Las Smart TV, las televisiones del futuro están aquí

    Ahora podemos acceder a Internet con nuestras teles, que han pasado a llamarse Smart TV. Ello ha propiciado un cambio en la forma en la que utilizamos nuestros televisores. Y es que los tiempos en los que uno debe tragarse lo que echan en la tele sin rechistar ya han quedado atrás.

    Gracias a las Smart TV podemos disfrutar de nuestras series, películas y programas favoritos en cualquier momento del día. También podemos acceder a contenidos que tradicionalmente no podíamos consumir debido a que nuestras antenas no recogían la señal de todos los canales nacionales e internacionales, algo que ahora con Internet sí es posible, pudiendo así configurarnos una parrilla televisiva a la carta con numerosas APPS.

    Utilizar la tele para conectarnos a nuestras redes sociales es posible, e incluso mantener de forma simultánea la emisión en directo de un programa y nuestros perfiles en RRSS conectados para comentar con otros usuarios lo que estamos viendo. Sin duda, estos avances nos han acercado más a la TV y a otras personas.

    Conéctate a todo con Miracast

    Una de las funciones más interesantes de las Smart TV es la conexión con dispositivos como móviles, Smartphone y tablets.

    Gracias a Miracast es posible crear una red local de dispositivos interconectados con los que compartir cualquier documento de audio, vídeo o imagen para, por ejemplo, ver en tu televisor las fotos de tu última escapada o reproducir un vídeo de Youtube en la gran pantalla de tu salón.

    Esto también lo puedes hacer desde tablets y ordenadores, portátiles e incluso discos duros Wi-Fi.

    El origen de este mundo se sitúa en DLNA y MHL, dos tecnologías que el rápido avance de las redes inalámbricas e Internet ha dejado algo atrás, aunque aún hoy son muy utilizadas.

    DLNA es como el prototipo de Miracast, por lo que poco hay que decir sobre ella. MHL en cambio es un sistema que conecta nuestros móviles al puerto HDMI del televisor para permitirnos ver en la tele lo que estemos reproduciendo en el teléfono. Inicialmente el chip que servía como intermediario entre los datos enviados desde el MicroUSB del móvil al HDMI de la tele. En la actualidad la mayoría de teléfonos tienen el chip integrados, por lo que un cable con las conexiones adecuadas es más que suficiente. La versión MHL3 ya permite la reproducción de vídeos en 4K, una de las grandes ventajas de esta tecnología. Como punto negativo, el tener que dejar el Smartphone junto al televisor.

    Disfruta del mejor contenido Streaming en tu TV Sony

    Con plataformas de streaming como Netflix, HBO y Amazon Prime puedes acceder a multitud de series, películas y documentales de todos los géneros a cambio de pagar una pequeña suscripción que no supera los 12 euros mensuales si contratas el paquete de servicio más caro. En el caso de Amazon Prime, cualquiera usuario con el servicio Premium (19.95€ al año) puede acceder.

    Por ejemplo, por 8.99€ en HBO podemos acceder a todos los contenidos en HD y compartir nuestra cuenta con otra persona. Por ese precio es la mejor opción, pues en Netflix no dispones de resolución HD y sólo puede verlo una persona. En cambio, si optas por el paquete de 12 euros, accederás a todos ellos y podrás compartir tu cuenta con hasta 3 personas más.

    Tanto Netflix como HBO tienen apps para móviles, tablets y Smart TV, lo que facilita mucho su uso en este tipo de dispositivos. Por el contrario, Amazon Prime sólo se encuentra disponible vía web.

    La distancia correcta para ver la TV

    Leerás en muchos lugares sobre cuál es la distancia adecuada, incluso habrá quien respalde sus afirmaciones con estudios de diversas asociaciones de fabricantes, de televidentes o incluso de la industria del cine, pero lo cierto es que todas y cada una de las medidas que te digan son simples recomendaciones que obviamente no puedes pasar por alto, pero no son ni mucho menos la verdad absoluta.

    Quizá la resolución Full HD haya sido la que más estudios haya recibido, puesto que durante años ha sido la definición más utilizada en el mercado y por si alguno no se había percatado, la resolución es uno de los criterios vitales a la hora de determinar a qué distancia sentarse del televisor.

    Antiguamente si te acercabas mucho a la TV veías las celdillas de color rojo verde y azul que llamamos píxeles. Esto en la actualidad es bastante más complicado o incluso imposible en los televisores de mayor definición, pero para evitar cosas como el síndrome de la primera fila o sentarte tan lejos que diluyas todas las ventajas que te aporta una pantalla en 4K, hay que colocar nuestro dispositivo a una distancia que quedará determinada entre otros aspectos por su resolución y su tamaño.

    Una de las mayores asociaciones del mundo, la SMPTE mantiene que la distancia correcta para ver la tele es igual a tres veces su altura, o 1.6 veces su diagonal, en una pantalla Full HD -1920 x 1080- y que el ángulo que el usuario tiene que hacer para abarcar de un lado a otro de la pantalla no supere los 30º. Por otro lado, la compañía fundada por George Lucas, THX, reduce esta distancia a 1.2 veces la diagonal de la pantalla y sube el rango del ángulo hasta los 40º. Esto supone que para un televisor de 40” la distancia a la que debemos verla oscila de los 1.62m de SMPTE a 1.21m de THX. Esta distancia se ve acrecentada conforme aumenta el tamaño de la pantalla, lo que evidencia la falta de unidad en los criterios y por tanto deja en manos del usuario final la decisión de a qué distancia colocarla.

    Resolución de pantalla en las TV Sony

    Partamos de la definición de resolución de pantalla: número de píxeles de un televisor. El número se calcula al igual que calcularíamos el área de un cuadrilátero, lado por lado, que en un televisor es la vertical por su horizontal, así es como llegamos a expresiones como 1920 x 1080 o 1280 x 720.

    Estas cifras se utilizaron inicialmente para poder expresar resoluciones como el producto de dos cifras, puesto que, si no, hablaríamos de millones y es bastante complicado decir “Me he comprado un televisor con una resolución de 2.358.169 píxeles”. De hecho, incluso la nomenclatura en productos ha ido dando paso a otra mucho más intuitiva. Desde hace algunos años, términos como HD, Full HD o 4K nos permiten hablar de teles y dar a conocer la calidad de su imagen por la resolución simplemente con mencionar esas palabras.

    Cuanto mayor es un televisor, más se hace necesario el uso de una gran resolución para que no notemos en ningún momento los píxeles. Si por ejemplo en una tv de 32 pulgadas una resolución Full HD es perfecta, podría llegar a quedarse corta si hablamos de una tele de 60 pulgadas, en la que, por supuesto que tendrás una buena calidad de imagen, pero desde luego nada comparado con la nitidez que alcanzan los contenidos con definición 4K.

    En la siguiente lista puedes encontrar las resoluciones más populares:

    • HD: 1280 x 720 p
    • Full HD: 1920 x 1080p
    • 2K: 2048p
    • UHD: 3840 x 2160p
    • 4K: 4096p
    • 8K: 7680 x 4320p

    La guerra entre LED y OLED ¿qué pantalla es mejor?

    Aunque existe una gran variedad de pantallas, han sido la tecnologías LED y OLED las que más se utilizan en la actualidad. Pese a lo similar del nombre y tener un mismo origen, las diferencias entre uno y otro tipo de paneles son más que evidentes en cuanto se profundiza en ellas.

    Las tv LED son más baratas debido a que esta tecnología lleva más años en el mercado y los procesos de fabricación se han optimizado, reduciendo en gran medida el coste de fabricación e implantación.

    Este tipo de paneles está formado por dos capas. El primero de ellos es una matriz de píxeles RGB que deja pasar la luz emitida por el segundo panel. Si hablamos de una tele LED tradicional, el segundo panel es un marco situado alrededor del televisor que envía la luz desde los bordes para iluminar toda la matriz. Si vemos la nomenclatura DLED, el segundo panel ocupa la misma extensión que la matriz de píxeles.

    Esta evolución ha permitido tener un mayor control sobre el tono logrado mediante el uso de una mayor o menor intensidad de la luz en las distintas zonas del panel LED. Como los LEDS emiten una luz azul violáceo, existe un tercer panel, que tradicionalmente ha sido de fósforo, que blanquea dicha luz, aunque dista mucho de ser una luz blanca pura, lo que durante décadas ha provocado que no se pudiera alcanzar más de un 80% del espectro de color NTSC.

    Los televisores OLED son más delgados porque tan solo cuentan con un panel. En este caso las pantallas sólo implantan una matriz de LEDS RGB capaces de emitir su propia luz en el color adecuado sin la ayuda de superficies de fosforo y otras que gradúen el color.

    Esto ha propiciado una mejora de color que ronda el 30% con respecto a las pantallas LED tradicionales, así como una optimización de su eficiencia al consumir menos, una mejora del contraste y un HDR más nítido.

    Evidentemente, al ser más baratos, las televisiones LED están experimentando un mayor número de innovaciones, como hemos mencionado más arriba con los puntos cuánticos y otras tecnologías, lo que poco a poco va recortando la brecha entre ambos modelos.