Cascos Ozone

Ozone es una de las marcas más conocidas por los gamers, y aunque los cascos ozone no son únicamente para los más jugones, lo cierto es que su estilo agresivo y juvenil concuerda a la perfección con el tipo de usuario al que inicialmente están dirigidos. Disfruta del mejor sonido gracias a unos auriculares Ozone y anticípate a la jugada.

8 artículos
FILTRARL

    Periféricos para gamers, ¡no solo auriculares ozone!

    Con años de experiencia en el sector, Ozone se ha convertido ya en una de las marcas más asentadas en el mercado de los periféricos para gamers. Entre su gama de productos puedes encontrar los teclados, alfombrillas y ratones junto a los auriculares que ahora nos ocupan.

    La marca ha sabido diseñar y crear una gran variedad de periféricos que conectan con su público objetivo gracias a un diseño atrevido y potente que entusiasma a todos aquellos que los prueban. La calidad de estos dispositivos, incluidos los cascos Ozone, destacan por encima de muchos otros por ofrecer la combinación perfecta de estilo y eficiencia, justo lo que necesita un auténtico gamer.

    Características de un auricular

    Existen distintos tipos o variables de cascos, desde los supra auriculares -que rodean la oreja- hasta los in ear -dentro del oído- pasando por los on ear -sobre la oreja-. Los puedes encontrar con y sin micrófono, aunque la recomendación para los jugones es que dispongan de él. También cascos sin cable o inalámbricos que se conectan vía bluetooth al emisor/receptor de señal y te permiten seguir con la acción en cualquier parte.

    Especificaciones como el espectro, la impedancia o la sensibilidad determinan en gran medida la calidad de un dispositivo y si estas cosas te suenan a chino, nosotros te lo explicamos un poco.

    Casi todos los cascos funcionan en todo el espectro audible, que está dividido en tres franjas por así decirlo, los graves, que van desde los 10 a los 256 herzios (Hz); los medios, que oscilan entre los 256 y 2.000 Hz; y los agudos, entre los 2.000 y 20.000 Hz. Por eso, cuanto mayor sea el espectro de los auriculares, más realista será el sonido.

    La impedancia determina la resistencia a que la electricidad recorra el circuito, o lo que es lo mismo, la resistencia del auricular a que el sonido se reproduzca. Cuanto menor sea, mayor será el volumen del que disfrutaremos y se mide en Ohm (Ohmios). Para que no tengamos problemas, la impedancia de los cascos nunca debe ser superior a la del equipo.

    Por último hablemos de la sensibilidad, algo de lo que ni los auriculares ozone se libran. Ésta se mide en decibelios (dB) y mide, valga la redundancia, el volumen máximo al que puede emitir el sonido.