Qué es un procesador, características y tipos

No hace falta que os digamos que las CPU son la parte esencial de cualquier ordenador. Sin ellas, sería imposible que un PC, portátil o móvil funcionase correctamente. De ahí que sea sumamente importante conocer bien qué tipo de procesador vamos a escoger a la hora de montar un ordenador nuevo.

Aquí entran en juego otros factores como qué finalidad van a tener (ofimática, gaming, edición de foto y vídeo…) o qué presupuesto hay disponible. Pero no os preocupéis, ya que a través de las siguientes líneas vamos a dejar todo bien claro:

¿Qué es una CPU?

Antes de nada, vamos a definir exactamente lo que es una CPU o un procesador. Como bien indican sus siglas en inglés (Central Processing Unit) es la unidad de procesamiento encargada de interpretar las instrucciones de un hardware haciendo uso de distintas operaciones aritméticas y matemáticas.

Para que lo entendáis, son como el cerebro de un ordenador, capaces  de leer e interpretar las señales que les manda el usuario a través de los distintos componentes y resto de aplicaciones. Todo ello en cuestión de nanosegundos y en código binario. También se encarga de generar información de salida en formato de vídeo a través de una pantalla o un monitor.

Características principales de un procesador

A la hora de comprar una CPU, es importante fijarse en sus características técnicas. Desde un principio, es bastante posible que todo os suene a “chino” debido a que es una nomenclatura con tecnicismos bastante complejos. De todas formas, aquí os dejamos un breve resumen para que podáis hacer una compra más objetiva:

  • Frecuencia de reloj. Este primer término hace referencia a la velocidad de reloj que hay dentro del propio procesador.  Es un valor que se mide en Mhz o Ghz y es básicamente la cantidad de potencia que alberga la CPU. La mayoría de ellas cuentan con una frecuencia base (para tareas básicas) y otra turbo que se utiliza para procesos más exigentes (para gaming por ejemplo).
  • Consumo energético. Es normal que nos encontremos con CPU’s donde su consumo energético varíe notablemente. Es un valor que se muestra en vatios (W) y como es obvio, aquellos procesadores de gama superior, serán más propensos a consumir más energía. Ante esto, es importante también contar con una fuente de alimentación acorde a la potencia de nuestro procesador y tarjeta gráfica.
  • Número de núcleos. Con el avance de la tecnología, ya es posible encontrar tanto procesadores de Intel como de AMD que cuentan desde 2 hasta 16 núcleos respectivamente. Estos cores son los encargados de llevar a cabo multitud de tareas de manera simultánea sin que el PC tenga que trabajar a “marchas forzadas”. Aquí depende también mucho del uso que le vayáis a dar a vuestro ordenador. Si lo vais a usar únicamente para tareas de ofimática, con una CPU de uno o dos núcleos será más que suficiente. Aunque si ya queréis hacer streaming, jugar o llevar a cabo labores de edición de vídeos, necesitaréis al menos cuatro.
  • Zócalo. Es el tipo de conector con pines o socket al que debéis conectar a vuestra placa base. Es muy importante que os fijéis en este término, ya que de lo contrario, podéis comprar sin querer una CPU que sea incompatible con vuestra motherboard. Por ejemplo, las últimas de Intel suelen ser tener el socket 1151, mientras que las de AMD con Ryzen son AM4.
  • Número de hilos. Dentro de cada núcleo puede existir un hilo o core virtual, que tienen como objetivo llevar a cabo otros procesos más pesados sin que el rendimiento del PC o del portátil se vea afectado. Esta tecnología es lo que se conoce como “hyper-threading”, un término que acuñó Intel, pero que a día de hoy se usa indistintamente para cualquier marca.
  • Memoria caché. A la hora de “recordar” cualquier tarea, el propio ordenador hace uso de la memoria RAM. Sin embargo, a veces esto no es del todo suficiente y por tanto es necesario que utilice la memoria caché de la propia CPU. Se caracteriza porque se llega a ella de forma más rápida y puede ser tipo L1, L2 y L3.

Tipos de CPU: Intel o AMD

Ahora que ya habéis conocido en profundidad las características y partes de un CPU, a continuación vamos a detallar los distintos tipos que existen. La verdad que este epígrafe da para bastante, sobre todo tras el lanzamiento de Ryzen a mediados de 2016.

Y es que, desde hace una década atrás, Intel había copado prácticamente el sector de los procesadores. Su máxima competidora, AMD, no había conseguido hacerle una competencia firme. Sobre todo si tenemos en cuenta que la gama ‘FX’ tenía  el gran problema de sus desorbitadas temperaturas y consumo algo excesivo.

Todo ello sin decir que el mononúcleo de Intel, siempre ha sido mucho más potente respecto AMD. Esta superioridad tecnológica siempre la aprovechó Intel para disparar los precios de la mayoría de sus procesadores de gama baja, media o alta.

Sin embargo, todo cambió en 2016. AMD se dio cuenta por aquel entonces que estaba perdiendo una cuota de mercado considerable. Aunque fue a partir del auge de los Ryzen donde vio que de verdad podía ponerle las cosas muy difíciles a Intel.

De hecho, a lo largo del 2017 y a lo largo del pasado 2018, ya fuimos testigos de que Ryzen aumentó cada vez más sus ventas hasta alcanzar el 13% de cuota de mercado respecto al 87% del Intel. Todavía queda un largo camino por recorrer. Pero seguramente en el CES que tendrá lugar en los próximos días,  veremos más novedades al respecto, sobre todo con los nuevos procesadores Ryzen 3000.

Ventajas y desventajas de los procesadores Intel

Tras haber despejado todas las dudas en este ámbito, ahora vamos a hablar de las ventajas y desventajas que ofrecen las CPU de Intel.

+Gran potencia en mononúcleo.La gama de i3, i5 ,i7 e i9 son perfectas para aquellos usuarios que busquen la mejor potencia en procesos que requieren de un gran rendimiento o hacer overclock. Y es aquí donde Intel se lleva completamente la palma, sobre todo en lo que a gaming se refiere.

+Mayor eficiencia energética. Otro de los aspectos positivos de los procesadores Intel es que son más eficientes en términos de energía. Por ello, son muchos los usuarios que los eligen para no disparar el consumo eléctrico.

-Precios algo inflados. A lo largo de los años hemos visto como Intel ha apostado por unos precios algo desorbitados. Como dirían en Forocoches: "son monopolios sanos". 

 Ventajas y desventajas de los procesadores AMD

AMD también es una empresa que tiene tanto sus puntos fuertes como débiles. Aquí los desgranamos:

+Mayor número de núcleos.AMD siempre le ha hecho la competencia a Intel ofreciendo procesadores con un mayor número de  núcleos, algo a tener en cuenta si vamos a realizar multitarea.

+Excelente relación calidad/precio.Parece que el fiasco de la gama FX pasó ya a mejor vida. Con las CPU Ryzen hemos visto procesadores de gran potencia (sobre todo de la gama 5 o superior) incluso en su versión desbloqueada. Todo ello a precio de ganga que a veces no supera los 200€. Así que Intel debería espabilar si no quieren que le coman la tostada.

-Poca potencia en mononúcleo. El aspecto negativo de Ryzen es que todavía le queda bastante camino por recorrer para superar a Intel en mononúcleo. Por ello, son muchas las personas que deciden optar por la gama media (un i5 por ejemplo) en vez de un Ryzen 7. Y es que esa cantidad de cores extras no se les saca partido para un PC gaming.

¿Qué CPU es mejor? Conclusiones finales

Seguro que muchos de vosotros seguís llenos de dudas tras haber leído este artículo. De hecho, puede que os sigáis preguntado qué CPU es la que mejor os conviene. En este sentido, solo os podemos decir que siempre DEPENDE de una serie de factores.

Puede que estés buscando un procesador gaming, los cuales tienen que tener una serie de características especiales si queremos que rinda en nuestras partidas. Si lo quieres para un uso más común, de ofimática o consulta, tendrá que tener otras características. Aquí te señalamos lo más importante.

Mejor procesador para ofimática

  • Intel Pentium G450 3,5Ghz Box. Se trata de una CPU de dos núcleos que llega a los 3,5 Ghz de potencia. Tiene una memoria caché de 3MB y es compatible con el socket 1151.
  • AMD Ryzen 3 1200 3,4 Ghz. Es también uno los procesadores más completos del mercado con un precio tirado. Cuenta con cuatro procesadores de una potencia de 3,1 Ghz.

Mejor procesador para gaming

  • Intel Core i5-9600K. Aquí tienes una auténtica bestia parda de Intel correspondiente a su novena generación. Dispone de seis núcleos físicos acompañados de 3,7Ghz de potencia base que pueden alcanzar los 4,6Ghz en modo turbo.
  • AMD Ryzen 5 2600.Si estáis buscando una CPU más barata, los Ryzen son una excelente opción que seguro que no os va a defraudar. Este procesador cuenta con 3,9 Ghz de potencia junto a seis núcleos físicos y 12 hilos virtuales.

Mejor procesador para multitarea

  • Intel Core i7-9700K. Si lo que buscas es un procesador para gaming que te sirva también para editar vídeos, realizar streamings o renderizar en 3D, este i7-9700K es seguramente la solución a tus problemas.. Cuenta con ocho núcleos físicos junto a ocho virtuales y una potencia de 3,6Ghz que puede llegar a los 4,9Ghz.
  • AMD Ryzen 7 2700.Si tu apuesta es por AMD, tienes este Ryzen 7, una CPU que cuenta con ocho procesadores físicos y 16 virtuales junto a una potencia en turbo de 4,3 Ghz. Por ello, es una opción que no debes pasar por alto si quieres realizar multitarea.

Elige tu procesador