Discos Duros Externos

¿Tu ordenador se ha quedado corto con el espacio? ¿Necesitas un disco duro para llevar de un lado a otro con todos los documentos que quieras? En PcComponentes tenemos un amplio catálogo de discos duros externos, con diferentes niveles de capacidad de almacenamiento, para que elijas el que más se adapta a lo que necesitas. Podrás elegir entre las mejores marcas, Asus, Samsung, Sandisk, Seagate, Toshiba y muchas más. Elige en los filtros de la izquierda la capacidad que necesitas y quédate con uno.

77 artículos
FILTRARL

Factores a tener en cuenta antes de comprar un disco duro externo

Antes de comprar un disco duro externo debes pensar en varias cosas. La primera de ellas es el tipo de dispositivo que necesitas, si un disco tradicional o un ssd. Tampoco te puedes olvidar de su capacidad, conectividad, puertos, RPM y su tamaño.

Comenzaremos por la decisión que determinará el resto de ellas, que no es otra que el tipo de dispositivo que deseamos, un disco duro o un SSD. Las diferencias entre ambos son más que evidentes y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes, las cuales os detallamos a continuación.

Un disco duro o HD (Hard Drive), disco magnético o disco mecánico, es más económico en términos precio/capacidad, pero son más frágiles y lentos que un SSD.

Los SSD o unidades de estado sólido son mucho más rápidas y consumen menos. Como contrapartida, su relación precio/capacidad es más alta.

Teniendo en cuenta estas cuestiones, podemos sacar las siguientes conclusiones. Si quieres comprar un disco duro para almacenamiento, lo mejor es que optes por uno tradicional, mientras que si es para tener una herramienta eficiente de trabajo con la que disponer de tus aplicaciones de forma rápida y eficiente, deberías elegir un SSD.

¿Existen los discos duros externos SSD?

Pues como ya habréis podido adivinar leyendo las líneas anteriores, la respuesta es sí.

La evolución de la tecnología hace posible que podamos utilizar unidades de estado sólido como discos duros externos con unos resultados realmente asombrosos.

Hasta hace un par de años la interfaz de conexión de un disco duro externo no podía satisfacer el gran ancho de banda de un SSD, por ello el salto ha tardado en producirse y ha mantenido durante algunos años a los HD como únicas opciones posibles si no queríamos estar desaprovechando las virtudes de nuestro dispositivo.

La llegada de USB 3.0 y 3.1 supuso una revolución en este aspecto al alcanzar velocidades teóricas de hasta 10Gbps por segundo. Sin embargo, la velocidad que aportan estos puertos a un SSD no termina de estar controlada. Para 2018 puede haber grandes novedades en este aspecto. Algunas marcas ya están trabajando la forma de enfocar esa potencia mediante conectividad Thunderbolt, que conseguiría alcanzar velocidades de hasta 40 gbps.

¿Por qué es importante el USB 3.0 en un disco externo?

Hasta que lleguen las nuevas conexiones, los puertos más recomendables son los 3.0 y 3.1. La velocidad de lectura y de escritura de un disco duro es, como su nombre indica, la capacidad, medida en MB/s, de almacenar o acceder a datos. Esta es una característica importante si copiamos o transferimos archivos habitualmente.

Las conexiones 2.0 tienen una velocidad máxima de 60MB/s mientras que los discos duros pueden ofrecer varias veces esa velocidad. Con la llegada de USB 3.0 esta velocidad se vio incrementada hasta los 640MB/s, una velocidad muy cercana a los 768MB de los que disponemos en un disco interno conectado mediante SATA 3.

Cuando Thunderbolt se estandarice como puerto de conexión en los portátiles, las cajas para discos duros lo adoptarán como su nuevo estándar. Como unidad externa, los SSD con este tipo de conectividad podrán alcanzar hasta los 1.500 mb/s de lectura y los 1.000 mb/s en escritura.

Los beneficios de un disco duro externo

Mucha gente se pregunta cuál es el mejor disco duro externo, y la respuesta es bien sencilla: Aquel que por su capacidad y las especificaciones de su carcasa se adapta mejor a tus necesidades.

Sin duda la versatilidad que le otorga una carcasa al disco duro es suficiente como para recomendar su compra. Cuando tienes que disponer de una gran cantidad de datos o compartirlos con alguien y son muy pesados, en tamaño o por número, la mejor forma es llevarlos en un disco externo. Es sencillo, rápido y seguro. Además existen un gran número de carcasas disponibles que sirven para conectar el dispositivo en cualquier equipo, PC, MAC o un televisor.

Con la implantación de los SSD en el mercado las marcas han tenido que responder ante las necesidades de los usuarios y han creado el disco SSD externo. Debido a esta irrupción, se han lanzado al mercado multitud de cajas adaptadas a las especificaciones y medidas de los SSD.