Tarjetas De Memoria

Las tarjetas de memoria se utilizan como medio de almacenamiento de móviles, cámaras fotográficas y deportivas, así como otros dispositivos. Su función es vital para poder almacenar información o instalar apps más allá del almacenamiento básico del que dispone cada equipo. Existen distintos tipos de tarjetas de memoria como las micro SD, SD, SDHC o SDXC. Con los lectores de tarjetas puedes transferir tus archivos rápidamente a un equipo.

86 artículos
FILTRARL

Tipos de tarjeta de memoria

El término tarjeta de memoria es genérico, y bajo él encontraremos distintos tipos de tarjetas cuyo formato determinará su compatibilidad con unos dispositivos u otros. La principal característica que determina el formato es su tamaño. Podemos ver memorias microSD de tan solo un centímetro o tarjetas SDHC que son varias veces mayores que las primeras, por poner tan solo un ejemplo.

Los móviles, por ejemplo, utilizan tarjetas MicroSD pues son dispositivos de reducidas dimensiones, mientras que las cámaras fotográficas suelen utilizar formatos de mayor tamaño.

Gracias al avance de las tecnologías de almacenamiento, el formato MicroSD se ha popularizado y a día de hoy es el más utilizado. Para solventar su compatibilidad con toda clase de equipos y dispositivos han aparecido multitud de adaptadores microsd donde insertamos la tarjeta para ser utilizada por dispositivos compatibles con otros formatos.

Ante la sopa de siglas que conforman el catálogo de tarjetas de memoria (SD, SDHX, SDHC, Compact Flash, MicroSD, etc.) basta con saber que en la práctica la única diferencia real es la capacidad de cada una. El tipo SD es para aquellas con una capacidad de 2GB, SDHC para memorias de hasta 32GB y SDXC para cualquier capacidad superior hasta 2TB. Por tanto, a día de hoy con total seguridad al comprar una tarjeta de memoria esta será del tipo SDXC.

Veamos ahora las características principales de una memoria.

Características de una tarjeta de memoria: Clase y clasificación UHS

A la hora de comparar dos tarjetas de memoria debemos fijarnos tanto en su capacidad como en la clase y clasificación. La capacidad está muy clara, se mide en GB y cuanto mayor sea, más documentos y aplicaciones podremos almacenar e instalar en ella. Hay que tener cuidado a la hora de elegir, pues los móviles y cámaras tienen un máximo de capacidad compatible, por lo que no servirá de nada comprar una tarjeta de 512GB si el máximo compatible de tu smartphone es de 256GB.

Otra de las características que encontraremos a simple vista es la clase, y sirve para especificar la velocidad de transmisión de datos, lectura y escritura. Lo encontraremos como un número dentro de un círculo y nos indica los MB/s. Así pues, una tarjeta de clase 2 puede transferir datos a 2 MB/s, mientras que una clase 10 lo hará a 10 MB/s.

Hasta la aparición de las SDHC y SDXC bastaba con este sistema. Pero con los nuevos estándares, más veloces, se hizo necesario crear una nueva clase, el UHS Speed Class. Esta especificación podemos encontrarla en forma de I o III junto al tipo de tarjeta (MicroSD I por ejemplo) y que especifican la velocidad mínima de transferencia. Por el momento sólo existen la UHS-I (Clase 1 U1) cuya velocidad es de 10 MB/s como mínimo, y la UHS-III (Clase 3 U3) con una velocidad mínima de 30 MB/s. Este tipo de memoria puede llegar a alcanzar los 100 MB/s de transferencia.